El AirTag de Apple se está convirtiendo rápidamente en la herramienta perfecta para acosar a los usuarios de Android

Erika Elizalde, 1 febrero 2022

Ya está aquí la Vuelta al Cole de GeekBuying con descuentos de hasta el 50%!!!

Ver las mejores ofertas

Apple no es la primera empresa que desarrolla un llavero de seguimiento. Sin embargo, la extensa red Find My ha convertido a las AirTags en una herramienta muy eficaz para los delincuentes. Es un problema que la compañía tendrá que resolver tanto para los usuarios de iOS como para los tres mil millones de usuarios de Android que no tienen un teléfono que pueda detectar automáticamente los AirTags posicionados con fines maliciosos.

Ya en abril de 2021, Apple lanzó AirTags, su primera incursión en el mercado de los dispositivos de seguimiento que aprovecha su amplia red Find My. Puede ser un artilugio útil para las personas que necesitan hacer un seguimiento de las posesiones valiosas o llaveros, pero viene con una serie de problemas de seguridad que podrían afectar tanto a las personas que utilizan AirTags como a las que no lo hacen.

Hace unos meses nos enteramos de que los ladrones de coches han empezado a utilizar las AirTags para rastrear vehículos de alta gama, lo que no es un hecho inesperado dado lo fácil que es esconder una en una zona fuera de la vista. Apple implementó algunas contramedidas para dificultar los intentos de acoso, pero no son ni mucho menos tan eficaces como deberían.

Según un informe de la BBC, varias mujeres de Estados Unidos dijeron a la policía que individuos desconocidos las habían acosado en los últimos meses. Tuvieron la suerte de ser alertadas del acoso por sus iPhones, que envían una alerta si se detecta una AirTag no registrada cerca. El sistema operativo Android no tiene integrada esta función, lo que supone un problema que Apple no puede solucionar fácilmente.

El gigante de Cupertino sí ha lanzado una aplicación Tracker Detect en Google Play Store que puede buscar AirTags falsos cercanos. Sin embargo, no está claro hasta qué punto puede aliviar los temores sobre el acoso y el robo cuando su adopción -alrededor de 100.000 descargas- es extremadamente baja. Es probable que muchas personas no sean conscientes del riesgo y, cuando instalen la aplicación, puede que ya sea demasiado tarde. Además, la aplicación no tiene detección automática, por lo que los usuarios deben buscar las AirTags manualmente.

Se podría argumentar que las AirTags emitirán un pitido de 60 decibelios entre 8 y 24 horas después de que dejen de estar cerca del dispositivo registrado. Aun así, los actores maliciosos pueden mitigar esto simplemente desactivando el rastreador antes de que suene el aviso.

En cualquier caso, Apple no es la única que se enfrenta al potencial de acoso de los dispositivos de seguimiento. Compañías como Tile, Samsung y Chipolo también venden llaveros de seguimiento y se enfrentan a problemas similares. La solución más impactante sería un esfuerzo de colaboración con Google para que los usuarios de Android tuvieran un soporte adecuado para los AirTags. No está claro si las dos empresas estarían dispuestas a trabajar juntas en esta función. Sin embargo, los continuos casos de uso indebido podrían obligarles a colaborar.