¿Qué son los fibromas? Una introducción a todo lo que necesitas saber

María Franco, 1 abril 2023

Comienzan los Días Naranjas en PcComponentes. Hay un montón de artículos con descuentos irrepetibles!!!

Ver mejores ofertas

El otoño pasado, Sharon Stone recurrió a las redes sociales para compartir información de salud muy personal: la actriz de 64 años reveló que después de un diagnóstico erróneo que condujo a un procedimiento incorrecto (sin dar el nombre), un dolor persistente la empujó a obtener una segunda opinión de otro médico.

Fue entonces cuando descubrió que su dolor eran fibromas. Ella escribió: “Mujeres en particular: no os dejéis llevar. Pedid una segunda opinión. Puede salvar vuestra vida.”

Stone es una de muchas mujeres que luchan contra los fibromas en su vida: a los 50 años, suele haber un porcentaje de que lo padezcan el 70 % de las mujeres blancas y el 80 % de las mujeres negras.

El 60% de las mujeres negras, de hecho, tendrán fibromas a los 35 años. Los números de fibromas son altos, al igual que la confusión, la falta de información e información errónea y una mala prescripción (a menudo incluso por parte de profesionales médicos) sobre cómo y cuándo deben tratarse.

Te vamos a contar qué son para que sepas con claridad en qué consiste esta dolencia y cómo actuar ante ella.

¿Qué son los fibromas?

Los fibromas uterinos (también conocidos como miomas o leiomiomas) son tumores del músculo liso y del tejido conectivo que se desarrollan en el útero y son el tipo de tumor más común en los órganos reproductores femeninos.

Ocurren con mayor frecuencia en mujeres de entre 30 y 50 años, pero hay innumerables excepciones.

Los fibromas a menudo se clasifican según el lugar donde crecen en el útero: en el medio, la capa más gruesa; la fina capa exterior; o desde la pared uterina hacia el revestimiento interno.

El lugar donde ocurren en el útero puede afectar su gravedad, al igual que su tamaño y la cantidad de fibromas presentes. Lo peligroso es que la mitad de las mujeres que tienen fibromas en realidad no tienen ningún síntoma, de ahí que asistir a revisiones ginecológicas anuales sea tan importante llegada a cierta edad.

¿Cómo saber cuándo los fibromas representan un daño?

Esta es una pregunta difícil porque, por lo general, no hay una actividad o sintomatología típica de los fibromas.

Los fibromas pueden crecer muy lenta o rápidamente, un fibroma grande puede no causar absolutamente ningún síntoma y uno pequeño puede hacer que una mujer sangre abundantemente con cada período. El lugar en donde esté el fibroma (o fibromas) dentro del útero puede ser importante, como acabamos de comentar.

Si afecta el endometrio (la cavidad interna del útero), es más probable que cause problemas de sangrado y fertilidad sin importar el tamaño. Si los fibromas crecen más hacia el exterior del útero, cuanto más grandes se vuelven, más probable es que causen síntomas masivos.

En cada mujer los síntomas son diferentes con los fibromas, aunque los más habituales son la presencia de presión en el abdomen bajo así como un sangrado más fuerte de lo habitual.

Ahí es cuando las mujeres sienten que hay una masa, a menudo algo sin saber el qué, que causa una apariencia hinchada en su abdomen o pelvis.

También puede generar una sensación de tener que orinar con frecuencia: el útero se encuentra justo detrás de la vejiga y los fibromas pueden ejercer más presión sobre él.

En cualquier caso el síntoma más frecuentemente conocido de los fibromas son períodos abundantes, el sangrado entre períodos, a veces el volumen abdominal antes mencionado y el aumento de las ganas de orinar.

También pueden volverse dolorosos a medida que crecen, y si están en la cavidad del útero, también pueden causar calambres severos con el período.

¿Cómo afectan los fibromas al embarazo y la fertilidad?

Las personas que ya tienen dolor por los fibromas sin estar embarazadas tienden a tener aún más dolor durante el embarazo a medida que crece el útero.

Dependiendo de dónde se encuentre el fibroma, puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo en las mujeres; si es en la cavidad, en un 50%.

Los fibromas también pueden aumentar el riesgo de que una mujer tenga la posibilidad de parto prematuro, además de que también puede haber complicaciones en el parto debido a los fibromas.

Existe un mayor riesgo de que la placenta se separe del útero prematuramente, lo que da lugar a que las mujeres con fibromas tengan un 75 % de posibilidades de dar a luz por cesárea.

En cuanto a la fertilidad, los estudiosos dicen que los fibromas en la cavidad pueden reducir la fertilidad de una mujer a la mitad. Su tamaño y ubicación a menudo determinan cuán problemáticos serán para alguien que intenta concebir.

¿Qué otras complicaciones pueden ocurrir por los fibromas?

El sangrado abundante es habitual. El sangrado y la anemia de los fibromas a menudo provocan un agotamiento persistente, ya que el cuerpo gasta constantemente una cantidad significativa de energía para regenerar la sangre desperdiciada, así como un nivel más bajo en la sangre no permite el suministro adecuado de oxígeno y nutrientes a todo el cuerpo.

En el peor de los casos, la pérdida de sangre podría poner a las mujeres en la situación de necesidad de una transfusión e incluso en riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral, aunque esto sería en casos muy extremos.

La función renal es otra complicación potencial pero mucho más rara: cuando los fibromas crecen, pueden bloquear el flujo de orina del riñón a la vejiga. Debido a que la mayoría de las mujeres tienen dos riñones, el riñón no afectado compensa al riñón afectado, y es posible perder silenciosamente la función renal en el riñón afectado.

¿Cuáles son los diferentes tratamientos para los fibromas?

Antes de pensar en cómo tratarlos, está la cuestión de si necesitan ser tratados. Dado que la mayoría de los estudios muestran que más de la mitad de todas las mujeres tienen fibromas, en realidad es más normal tenerlos que no tenerlos, y la mayoría de las mujeres nunca necesitarán tratarlos.

Muchos especialistas recomiendan complementar la alimentación con vitamina D y extracto de té verde a cualquier persona con fibromas, ya sea que porque necesiten tratamiento adicional o no.

Los exámenes pélvicos regulares generalmente pueden monitorear el crecimiento; ya que cuando los fibromas se vuelven sintomáticos que alguien debe buscar tratamiento.

La terapia médica mínimamente invasiva consiste en manipular el sistema hormonal de una mujer mediante el control de la natalidad en una variedad de formas (como con pastillas, inyecciones, DIU o NuvaRings). Estos se usan principalmente para controlar síntomas como sangrado o dolor, y aunque pueden reducir los fibromas temporalmente, no harán que desaparezcan.

Luego, hay una variedad de procedimientos menos invasivos como la embolización de fibromas uterinos, el tratamiento con ultrasonido guiado por resonancia magnética y los tratamientos de ablación por radiofrecuencia como Sonata o Accessa.

Desafortunadamente, estos tratamientos más nuevos no se han estudiado de manera significativa en mujeres que quieren quedarse embarazadas y, por lo tanto, normalmente no se ofrecen.

Por último, existe la opción de la cirugía: ya sea una miectomía (que simplemente extirpa los fibromas y, a veces, se puede realizar a través de la vagina, pero más a menudo requiere acceso abdominal a través de una incisión o laparoscópicamente con una cámara e incisiones más pequeñas) o una histerectomía (que extirpa todo el útero).

Este último es el tratamiento más agresivo pero el único que garantiza que los miomas no volverán a aparecer. Si bien la extirpación del útero es una elección profundamente personal, es una opción razonable para muchas mujeres.

Para aquellas que ya no tienen hijos, que están hartas de un sangrado intenso e incesante, o que tienen múltiples fibromas que son demasiado difíciles de extirpar o que han sido extirpados y han vuelto a aparecer,, es una opción a considerar someterse a una histerectomía.

Pero, también hay muchos ginecólogos que van directamente a sugerir una histerectomía por razones de desconocimiento. Saben que es el único tratamiento que está garantizado que funcionará y no les gusta que los otros tratamientos puedan fracasar.

¿Por qué los fibromas son más comunes entre las mujeres negras?

Aunque solo sabemos que existe un componente genético por el cual las mujeres negras tienen un mayor porcentaje de posibilidades de padecer fibromas y de sufrir síntomas más intensos, a veces se presenta la opción de la histerectomía como la única opción para tratarlos.

Recientes estudios se dieron cuenta de que las mujeres negras e hispanas tenían menos probabilidades que las mujeres blancas de recibir tratamientos mínimamente invasivos para los fibromas.

Los datos mostraron brechas raciales significativas en la atención brindada. Se cree que a muchas pacientes, especialmente a mujeres negras e hispanas, no se les ofrece la opción de la cirugía mínimamente invasiva.

Es más probable que tengan más posibilidades a someterse miectomías abdominales o histerectomías abdominales, que es lo que llamamos cirugía abierta, en comparación con las mujeres blancas.

Si bien las cirugías pueden ser seguras, provocan más pérdida de sangre, dolor y tiempos de recuperación más prolongados que sus contrapartes mínimamente invasivas.

El hecho de que las mujeres negras se vean más afectadas por los fibromas es la razón por la cual las diferencias en su atención son especialmente preocupantes, sobre todo en el plano de Estados Unidos que es donde más se ha investigado sobre esta afección.

Lo ideal sería que las pacientes con fibromas sintomáticos busquen atención de cirujanos especializados y que empleen la cirugía mínimamente invasiva, porque es una opción a valorar antes de algo más severo.

Y si, por alguna razón, el médico hace caso omiso de los síntomas que al paciente le parecen muy reales o no se toma en serio el dolor, confía en tu instinto y busca una segunda opinión: tú conoces tu cuerpo mejor que nadie.

María Franco

Redactor

Apasionada de todo lo referente a la belleza y la moda. Me puedes encontrar también en @maria.franc en Instagram

Consentimiento