Cómo interpretar las lecturas de un oxímetro o pulsioxímetro

Aitor Ramirez, 21 marzo 2019

Un oxímetro mide la saturación de oxígeno (SpO2) en la sangre o, lo que es lo mismo, mide cuánto oxígeno contiene la hemoglobina de la sangre en comparación con la cantidad máxima que podría contener.

Los oxímetros representan esta medida mediante un porcentaje. Así que, si tus glóbulos rojos contienen el 95% de hemoglobina oxigenada y el 5% de hemoglobina no oxigenada, su SpO2 será del 95%.

Variaciones del nivel de saturación de oxígeno en sangre

Ahora es donde las cosas se complican un poco, ya que los valores normales de oxígeno en la sangre dependen de muchos factores, como el estado de salud, la frecuencia respiratoria, el porcentaje de oxígeno en el aire, la actividad física y otros factores.

Afecciones médicas como la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), la apnea del sueño, el asma, el cáncer de pulmón, el hábito de fumar y la quimioterapia pueden afectar la capacidad de los pulmones para transferir oxígeno a la sangre, reduciendo así los niveles de SpO2 de forma permanente.

La cantidad de oxígeno en el aire, que disminuye cuando ganamos altura, tiene un efecto significativo en el SpO2. Para una persona que tenga una lectura de 98% al nivel del mar, su nivel de SpO2 puede disminuir a 95% a 3.000 metros y bajar del 90% a más de 5.000 metros.

Rangos normales de SpO2

Es perfectamente normal que el nivel de SpO2 varíe a lo largo del día, especialmente si alternamos entre actividades sedentarias y actividades muy intensas. Por eso, mientras tu SpO2 permanezca dentro de un rango saludable, no hay necesidad de preocuparse.

Para las personas que no sufren enfermedades pulmonares crónicas ni problemas respiratorios:

  • Las lecturas normales de un saturómetro deberían oscilar normalmente entre el 95 y el 100 por ciento.
  • Los valores por debajo del 90 por ciento se consideran bajos (hipoxemia) e indican la necesidad de oxígeno suplementario. Sus síntomas incluyen dificultad respiratoria severa, aumento de la frecuencia cardíaca y dolor torácico.
Es importante no confundir hipoxemia con hipoxia. * La hipoxemia hace referencia a una cantidad insuficiente de oxígeno en la sangre arterial. * La hipoxia hace referencia a una cantidad insuficiente de oxígeno en los tejidos (con el consiguiente daño celular por disminución de la respiración aeróbica). Por lo que toda hipoxemia se acompaña habitualmente de hipoxia, pero no toda hipoxia está causada por una hipoxemia.

Para las personas con enfermedades pulmonares crónicas y otros problemas respiratorios, el rango de SpO2 es algo más bajo. Estas personas deben consultar con su médico para les informe sobre los niveles de oxígeno aceptables a su estado de salud. Dicho esto, por normal general se entiende que el nivel mínimo de SpO2 para una persona con una enfermedad respiratoria aguda (gripe) o para un paciente con una enfermedad crónica (EPOC) es del 90-92 por ciento.

En la mayoría de los casos, si el nivel baja del 90% suele hacerse uso de oxígeno suplementario y otros métodos de tratamiento.

Cómo medir el nivel de oxígeno

Los dispositivos más comunes para medir el nivel de SpO2 son los pulsioxímetros de dedo.

Inventados en 1995, los pulsioxímetros de dedo son unos dispositivos compactos y no invasivos que, mediante luz y sin dolor, son capaces de evaluar el nivel de SpO2 y la frecuencia cardiaca.

Las personas con problemas cardíacos y respiratorios pueden utilizar los pulsioxímetros personales para controlar sus afecciones y evaluar la eficacia de los tratamientos, pero no son un sustituto de la evaluación clínica, ni tampoco son suficientes para el diagnóstico de una afección.

La pulsioximetría puede ser una ayuda útil en la toma de decisiones, pero las mediciones de gases en sangre arterial, obtenidas por punción, siguen siendo la confirmación absoluta para la medición de la saturación de oxígeno.

Disqus Comments