Cómo deben según la DGT los soportes para móviles en los coches

Rubén Castro, 14 diciembre 2022

Han comenzado los Días sin IVA de Zococity con ofertas en todas las categorías!!!

Ver ofertas

El 21 de marzo de 2022 entraron en vigor una serie de cambios de la Ley de Tráfico que endurecía las sanciones en lo que concierne al uso del teléfono móvil mientras conducimos. Con la nueva Ley de Tráfico no solo se penaliza el hecho de utilizar el móvil mientras se lleva el coche, sino también que regula el uso de este tipo de dispositivos de muchos otros modos.

Cómo deben ser los soportes móviles homologados

La Ley especifica en su artículo 13.2 que el conductor está obligado a mantener su propia libertad de movimientos. Esto quiere decir que, el conductor debe asegurarse de contar con el campo de visión necesario para garantizar su propia seguridad y la del resto de personas con quienes comparte la vía pública.

En este sentido, cualquier conductor debe tener la atención siempre puesta en la conducción, así como mantener una posición adecuada y colocar correctamente objetos y animales que puedan impedir que se lleven a cabo desplazamientos seguros para todos.

Debido a eso, mucha gente interpretó que los soportes móviles que se cuelgan del cristal delantero estaban prohibidos, pero no es así… Sin embargo, un agente de tráfico sí que puede llegar a multarnos si determina que está colocado de manera que entorpece nuestra visión de la carretera.

Por ejemplo, si tenemos un soporte para móvil ubicado en mitad del parabrisas, un agente de tráfico podría interpretar que dicho elemento entorpece nuestro campo de visión y, por tanto, sancionarnos con una multa que puede ascender a los 100 euros. Por lo que ahora depende del factor subjetivo del agente.


Soportes homologados

Los soportes de móviles para coches no están homologados por la DGT. No hay ninguna forma de anclar el móvil al coche que prohíba ni permita expresamente la DGT. No existe ningún soporte cuyo uso suponga, de por sí, una multa de 100 o de hasta 200 euros. Por lo tanto, es nuestra responsabilidad elegir que sea seguro y no nos moleste (movimientos y campo de visión) a la hora de conducir.

En general, los soportes de rejilla son los más recomendados ya que están alejados del cristal y ningún agente podrá multarnos por esa excusa… digo motivo.

La segunda opción más recomendada son los soportes con ventosa que, como su propio nombre indica, se fijan a cualquier sitio del coche. Hay modelos que se fijan en el cristal y otros que se fijan en el salpicadero. En este caso, la opción más segura respeto a los agentes, sería la del salpicadero. La desventaja de este tipo de soportes es que con el tiempo las ventosas tienden a desgastarse y despegarse.

Soportes de ventosa:

Según tráfico “No hay orden ni instrucción que lo prohíba” (el soporte de ventosa). Si el soporte en cuestión está a la venta y no incumple ningún requisito de comercialización (que no dependen de la DGT), no existen inconvenientes ni posibilidad de multa. El problema que puede encontrarse quien use un soporte de ventosa vendrá solo de una ubicación incorrecta. En mitad del parabrisas, por ejemplo, y que así incumpla el reglamento de circulación, porque el conductor de un vehículo “está obligado a mantener […] el campo necesario de visión […]”. En ese caso extremo, si un agente lo interpreta como conducción negligente (infracción grave), la sanción podría ser de 200 euros.

Por supuesto, los menos recomendables son los soportes para retrovisores y soportes para volantes. Si bien pueden parecer muy prácticos, son realmente peligrosos.

Manipulación, multas y otros cambios importantes

La Ley sí es muy clara en este aspecto, la manipulación de las pantallas está prohibida durante la conducción y se penaliza con una multa de 200 euros y la retirada de 3 puntos del carnet de conducir si el dispositivo está sobre un soporte.

A parte de que ya no pueden manipularse estos dispositivos cuando se está conduciendo y ni siquiera se puede coger el teléfono con la mano aunque no se use, ya que la sanción será de unos 200 euros y la pérdida de hasta 6 puntos en el carné de conducir.

Antes de poner el coche en marcha, prepara la ruta y si a mitad de camino tienes que realizar algún cambio en la ruta o consultar el mapa, para el coche y hazlo antes de retomar la conducción.

Otra de las dudas que surgía en este encuentro era sobre los relojes inteligentes. Mucha gente utiliza smartwatches conectados a nuestro teléfono móvil nos envía alertas, por ejemplo, de WhatsApp o que reciben llamadas. En este sentido, Pere Navarro aclaraba que “al no tener que sujetarlos con la mano para utilizarlos no interfieren en la conducción. Tienen el mismo tratamiento que un manos libres”.

Uno de los puntos más controvertidos de esta Ley es que ya no está permitido superar la velocidad máxima permitida en 20 km/h para adelantar a otro coche en vía secundarias. Es decir, para adelantar a otro vehículo habrá que hacerlo dentro del límite legal de velocidad. Cometer esta infracción podrá acarrear una sanción de 100 euros.