La primera GPU de 7nm de China está lista para enfrentarse a AMD y Nvidia

Rubén Castro, 12 abril 2021

En Cecotec (gran marca española de gadgets y pequeño electrodoméstico) están tirando la casa por la ventana y tienen ofertas en todos sus productos de más del 60%. ¡Corre que vuelan!

Quiero ver las mejores ofertas de Cecotec

China está buscando la autosuficiencia tecnológica, y la guerra comercial con Estados Unidos no ha hecho más que acelerar ese proceso. China ya es capaz de cubrir más del 20 por ciento de los chips necesarios en la industria local, pero el gobierno planea aumentar esa cifra hasta el 70 por ciento en 2025.

El año pasado vimos la llegada de una impresionante CPU x86 por cortesía de Zhaoxin, respaldada por el gobierno, que demostró lo mucho que se ha avanzado en ese frente. También hemos oído hablar de que Huawei está trabajando intensamente en el desarrollo de GPU para servidores, pero las cosas han estado relativamente tranquilas desde que el gigante tecnológico perdió el acceso a proveedores clave como TSMC.

Sin embargo, sabe que Tianshu Zhixin Semiconductor, una empresa conjunta sin fábrica entre Via Technologies y el gobierno municipal de Shanghái, ha revelado lo que parece ser la primera GPGPU de 7nm de China, un chip gigantesco que se supone que competirá con Nvidia A100 y AMD MI100 en potencia computacional. Debido a la actual escasez de chips la empresa solo ha podido hacer un “lanzamiento sobre el papel”, pero lo interesante de estos chips es que supuestamente son capaces de competir con las GPU de Nvidia y AMD en la gama más alta.

Las GPU Big Island no están técnicamente diseñadas para competir con las tarjetas gráficas para juegos RTX y Radeon, sino que están orientadas al aprendizaje automático, la informática de alto rendimiento, la investigación médica y la seguridad. Esto significa que están pensadas para competir con las A100 de Nvidia y las Instinct MI100 de AMD, que son chips gigantescos diseñados para el centro de datos y que ofrecen un orden de magnitud de rendimiento de las arquitecturas de la generación anterior, a la vez que ocupan mucho menos espacio y energía para funcionar.

Big Island se desarrolló entre 2018 y 2020, y se construyó utilizando el nodo de proceso de 7nm de TSMC y el embalaje CoWoS de 2,5D. También utilizan el intercalador de silicio de 65 nm de TSMC, y cuentan con nada menos que 24.000 millones de transistores. Al igual que AMD y Nvidia, Tianshu Zhixin ha equipado su GPGPU con 32 GB de memoria HBM2 (1,2 TB por segundo de ancho de banda) y la ha hecho compatible con el estándar PCIe 4.0.

El rendimiento declarado de la GPGPU china parece ser impresionante. En lo que respecta al rendimiento FP16 (matemáticas de media precisión), es capaz de alcanzar los 147 teraflops, lo que se sitúa justo entre los 78 teraflops de la Nvidia A100 y los 184,6 teraflops de la AMD MI100, aunque hay que tener en cuenta que los núcleos Tensor de la A100 son capaces de alcanzar los 312 teraflops FP16.

Cuando se trata de cargas de trabajo FP32, Big Island debería ser capaz de alcanzar los 37 teraflops, una cifra superior a la de A100 y MI100, que ofrecen 19,5 teraflops y 23,1 teraflops, respectivamente. El consumo de energía es de 300 vatios y Tianshu Zhixin afirma que la nueva GPU ofrecerá una mejor relación precio-rendimiento que las soluciones de la competencia.

El tiempo dirá si esto es realmente cierto y China ha alcanzado un hito tan importante en su intento de reducir su dependencia de los semiconductores extranjeros.