Tajetas gráficas de referencia Vs. terceros fabricantes: ¿cuál debería comprar?

Rubén Castro, 6 abril 2020

Cuando NVIDIA y AMD presentan una nueva tarjeta gráfica suelen hacerlo de mano de una tarjeta conocida como modelo de referencia.

El modelo de referencia pretende servir como ejemplo base del diseño, especificaciones y componentes que tiene que montar dicho modelo de GPU.

A continuación, los fabricantes de tarjetas como Asus, MSI, Gigabyte, XFX, etc. basándose en los modelos de referencia sacan sus modelos de tarjetas aportando diferentes soluciones que, en principio, mejoran algunas características del modelo de referencia como la refrigeración, iluminación, conexiones/salidas, overclocking de serie, etc.

Estas tarjetas gráficas de terceros también se llaman AIB que en inglés significa Add In Board. Un fabricante AIB es una empresa que compra la GPU (Unidad Procesadora de Gráficos) a AMD o a Nvidia para ponerla en una placa de circuito impreso; y luego vende el conjunto en el mercado.

Entonces, ¿deberías comprar una tarjeta de referencia o una tarjeta gráfica personalizada?

Tarjetas gráficas de referencia: Pros y contras

Las tarjetas gráficas “de referencia” utilizan diseños elaborados por AMD y Nvidia, las empresas que crean y fabrican las unidades de procesamiento gráfico (GPU). El corazón de la gráfica.

Las tarjetas de referencia son el primer modelo que se comercializa. Las soluciones personalizadas requieren más tiempo de ingeniería (calcular refrigeración, voltajes, etc.). Por lo que, si quieres conseguir una GPU en el momento del lanzamiento, los diseños de referencia serán tu única opción.

Los modelos de referencia se sacan tan rápido porque todos los fabricantes venden una tarjeta gráfica prácticamente idéntica

Dos o tres meses más tarde empezarán a aparecer los modelos de tarjetas gráficas personalizados con mejoras de los fabricantes.

En general, los diseños de referencia de AMD tienen diseños de un solo ventilador que expulsaban el aire caliente generado por la GPU por la parte posterior de la carcasa del PC. Sin embargo, en sus últimos modelos Nvidia ha empezado a sacar gráficas con diseño soplante con dos ventiladores.

Versión de referencia Founders Edition de la RTX 2060 Super con dos ventiladores
Otra novedad que ha introducido Nvidia es que ahora ella misma vende una lujosa versión con revestimiento metálico de las tarjetas gráficas GeForce “Founders Edition”. Por ejemplo, AMD no vende ninguna tarjeta. Las venden los fabricantes OEM como Gigabyte, Asus, MSI…

El diseño de las tarjetas de referencia de AMD expulsa mejor el aire caliente de la caja, pero tiene la desventaja de que el flujo de aire es menor:

  • Aun así, viene muy bien en situaciones donde el espacio o el flujo de aire es limitado. Por lo que es la mejor solución para evitar el sobrecalentamiento si estás construyendo un PC con una caja de formato pequeño o tienes varias tarjetas gráficas instaladas una al lado de la otra.
  • Sin embargo, el rendimiento global suele ser peor ya que consiguen meter menos aire por el disipador y tienen temperaturas más altas por defecto por lo que no se les puede hacer tanto overclock.

Como hemos visto, el diseño de las tarjetas de referencia de Nvidia de los últimos modelos se parece mucho a las soluciones de los fabricantes. Por lo que tienen una ventilación y rendimiento excelente.

Otra gran ventaja de las tarjetas de referencia es que todas cumplen las dimensiones de longitud estándar de doble ranura, lo que significa que deberían caber en la gran mayoría de los PC.

Además, si eres un entusiasta de la refrigeración por agua, como los diseños de referencia comparten el mismo diseño, es mucho más fácil encontrar bloques de refrigeración por agua compatibles. En las tarjetas personalizadas puede ser mucho más complicado y es habitual tener que hacer ñapas para que los bloques encajen perfectamente en los PCB personalizados.

Tarjetas gráficas personalizadas: Pros y contras

La mayoría de las tarjetas gráficas personalizadas utilizan diseños con ventiladores axiales que meten mucho aire a la tarjeta gráfica, pero que no expulsan el aire y se queda en dentro de la caja del ordenador. Si nuestra ventilación del PC es buena, los ventiladores de la caja deberían sacar ese aire caliente.

Como hemos visto, este sistema de refrigeración suele ser más eficaz ya que mete mucho más aire que los diseños soplantes, además, suelen ser más silenciosos.

Gracias a ello se consiguen temperaturas más bajas que permiten aumentar la velocidad de reloj de la GPU consiguiendo un mayor rendimiento. De hecho, muchas tarjetas gráficas personalizadas vienen con overclocking de fábrica.

Por eso la mayoría de las tarjetas gráficas personalizadas tienen un mayor rendimiento que los diseños de referencia

Teniendo en cuenta todo esto, y dado que la mayoría de la gente solo tiene una tarjeta gráfica en su PC (por lo que el tener varias tarjetas juntas no es una preocupación importante), las tarjetas gráficas personalizadas suelen ser la mejor opción para la mayoría de la gente.

Encontrarás tarjetas personalizadas con uno, dos o incluso tres ventiladores axiales, y algunos modelos de gama alta integran refrigeradores de líquido de circuito cerrado

En general, la calidad de las tarjetas gráficas personalizadas varía bastante dependiendo del proveedor y de cuánto quieras gastar.

Las tarjetas gráficas personalizadas van desde diseños básicos con especificaciones de stock y refrigeradores decentes hasta monstruos con disipadores gigantes y OC de agresivo de fábrica. Sin embargo, el precio se dispara en el tope de gama y tenemos que pagar mucho más por un incremento de rendimiento relativamente pequeño.

Las tarjetas personalizadas más caras tienen disipadores más potentes para una mejor disipación del calor, y algunas añaden más hardware, como sensores, almohadillas térmicas adicionales y VRM dedicado o refrigeración de chips de memoria, para reducir aún más la temperatura o los niveles de ruido.

Algunos modelos, como la línea GeForce RTX 20-series “FTW3” de EVGA, vinculan las velocidades individuales de los ventiladores a diferentes sensores, de modo que cada ventilador puede funcionar a una velocidad diferente en función de las necesidades térmicas de los componentes que enfría.

Otra característica muy importante de los modelos de terceros fabricantes es la incorporación de doble BIOS que puede salvar nuestra gráfica si en algún momento la queremos mutar a un modelo superior (en algunos casos podemos cambiar la BIOS a un modelo de gráfica superior consiguiendo mejoras de rendimiento de entre el 10 y el 20%, por ejemplo, podemos convertir una RX 5700 en una 5700 XT) o si tenemos algún percance con un overclock demasiado agresivo.

Por supuesto, otra característica muy deseada es la iluminación personalizada de leds RGB. También puedes encontrar conexiones adicionales para la pantalla, condensadores de mayor calidad, fases de potencia más robustas o diferentes factores de forma (es diseños de una sola ranura, PCB más cortas para las placas mini-ITX, o soluciones bestiales de refrigeración de triple ranura).

¿La mayor desventaja de las tarjetas gráficas personalizadas? Antiguamente solían costar bastante más que los modelos de referencia, aunque cada vez la diferencia se va reduciendo.

También hay que tener en cuenta las dimensiones físicas. Muchas tarjetas personalizadas tienen tamaños mayores que las de referencia y pueden no entrarte en el PC. ¡Compruébalo antes de comprarla! Es uno de los fallos más comunes…

Resumen

  • Rendimiento: las tarjetas personalizadas de los AIB suelen ofrecer velocidades de reloj aún más altas para mejorar el rendimiento.
  • Refrigeración por aire: las tarjetas de referencia suelen montar diseños tipo soplados que son relativamente eficaces, pero más ruidosos que los modelos axiales de los disipadores de las tarjetas personalizadas. Tienen la ventaja de necesitar menos espacio y de expulsar el aire caliente fuera de la caja. Sin embargo, si tienes una caja con un buen flujo de aire, las soluciones personalizadas mantendrán una mejor temperatura en tu GPU sin crear tanto ruido.
  • Refrigeración líquida: si queremos comprar un bloque para conectar la gráfica a nuestra refrigeración líquida, la tarjeta de referencia es mejor solución porque tienen el PCB por defecto y encontrarás más bloques compatibles.
  • Precio: hace tiempo las tarjetas de referencia eran mucho más baratas que las de los fabricantes de terceros. A día de hoy, los modelos de referencia de AMD pueden ser un poco más baratos que los de fabricantes de terceros, aunque no siempre es el caso. Sin embargo, las Founders Edition de Nvidia son más caras que la mayoría de los modelos AIB.
  • Disponibilidad: los modelos de referencia son los primeros en aparecer en el mercado. Tendrás que esperar unos 3 meses, para empezar a encontrar tarjetas gráficas personalizadas en el mercado.
Ver más
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.