Los primeros diseños de CPU y GPU Armv9 de Arm ofrecen un salto generacional de rendimiento

Rubén Castro, 30 mayo 2021

La arquitectura Arm ya domina los procesadores de los dispositivos móviles, sin embargo, poco a poco también está ganando terreno en los procesadores de servidores e, incluso, en los ordenadores domésticos, como ya hemos visto con la apuesta de Apple.

Arm anunció su arquitectura de procesadores de próxima generación -Armv9- a principios de este año, lo que supone la primera actualización generacional real desde la Armv8 de 2011. La empresa espera que esto acelere el abandono del x86 al permitir a los fabricantes de chips utilizar tecnologías que están en el corazón de los superordenadores más rápidos del mundo y ofrecer mejores capacidades de aprendizaje automático y procesamiento de señales digitales.

Para la infraestructura empresarial, esas capacidades se engloban en las IP de CPU Neoverse V1 y Neoverse N2, que se basan en los sólidos cimientos de la plataforma Neoverse N1 que Ampere y otras empresas están utilizando para competir con Intel y AMD en el centro de datos.

A primera vista, puede parecer que Armv9 se centra en los escenarios informáticos de alto rendimiento, pero también tiene algunas implicaciones importantes para el uso doméstico. Aquí es donde entran los nuevos diseños de CPU Cortex-X2, Cortex-A710 y Cortex-A510. Como habrás adivinado, son los sucesores de los Cortex-X1, Cortex-A78 y Cortex-A55 del año pasado. Los tres añaden soporte para las extensiones vectoriales SVE2 y vienen con las tan necesarias mejoras de IPC y eficiencia.

Arm afirma que el Cortex-X2 es un 30% más rápido que su predecesor, que se utiliza en los diseños personalizados de los chipsets Qualcomm Snapdragon 888 y Samsung Exynos 2100.

El núcleo Cortex-A710 es un 10 por ciento más rápido y un 30 por ciento más eficiente energéticamente que el Cortex-A78. El nuevo núcleo “LITTLE” Cortex-A510 es un 35 por ciento más rápido que el Cortex-A55, al tiempo que triplica el rendimiento en aplicaciones de aprendizaje automático.

La compañía también ha revelado cuatro nuevas GPU Mali que vienen con mejoras similares respecto a sus predecesoras. En la gama alta, está la Mali-G710, con un aumento de rendimiento del 20 por ciento, pero la más impresionante del grupo es en realidad la Mali-G510, que duplicará el rendimiento que se puede obtener en los smartphones de gama media y los televisores inteligentes.

Aunque los diseños Armv9 suenan impresionantes, no esperamos que estén a nuestro alcance durante este año. Lo más probable es que los fabricantes de chips anuncien sus diseños personalizados en las próximas semanas y meses, con una ventana de lanzamiento fijada para la primera mitad de 2022. Algo que debes tener en cuenta si quieres comprarte un smartphone o incluso un nuevo Chrome OS o portátil de Windows 10 en hardware Arm.