Google consideró la posibilidad de comprar a Epic para acallar sus quejas antimonopolio

Rubén Castro, 13 agosto 2021

Famosa es la actual disputa de Epic con Apple por las comisiones de la Apple Store, sin embargo, Epic Games también está en medio de una demanda antimonopolio contra Google por la eliminación de Fortnite de la Play Store.

Según los documentos judiciales publicados recientemente, Epic afirma que Google tenía miedo de los movimientos de Epic para esquivar la comisión del 30% que se cobra en los pagos a través de Google Play y ofrecer Fortnite (y sus muy lucrativas microtransacciones asociadas) directamente (sin pasar por Google Play), citando un documento interno que describe los planes de Epic como un “contagio” que podría extenderse a otros desarrolladores y plataformas. Debido a eso, Google consideró la posibilidad de comprar la empresa para evitar la acción legal.

En palabras de Epic:

Google ha llegado a compartir sus beneficios de monopolio con socios comerciales para asegurarse su acuerdo de cercar a la competencia, ha desarrollado una serie de proyectos internos para hacer frente al “contagio” que percibe de los esfuerzos de Epic y otros por ofrecer a los consumidores y desarrolladores alternativas competitivas, e incluso ha contemplado la posibilidad de comprar parte o la totalidad de Epic para aplastar esta amenaza.

Todavía no está claro cuándo se produjeron estas discusiones, ya que los documentos sólo citan los mensajes internos de Epic de segunda mano, y el CEO de Epic, Tim Sweeney, dejó claro que Google nunca se había puesto en contacto con Epic con estas discusiones - de hecho, Epic no estaba al tanto de ellas.

La compañía también alega que Google se había puesto en contacto con el vicepresidente y cofundador de Epic para valorar el interés en un acuerdo especial para llevar Fortnite a la Play Store, así como para discutir cómo la descarga directa y la carga lateral del juego era “francamente abismal” y “una experiencia horrible”, un hecho que los abogados de Epic argumentan que es intencionado, alegando que Google ha levantado barreras para hacer que las aplicaciones que se instalan sin fuera de la Google Play parezcan inseguras.

Según ellos, el propio personal de Google ha reconocido internamente que proporcionan una “experiencia de usuario pobre”, con “más de 15 pasos para obtener la aplicación frente a 2 pasos con Play o en iOS”, muy lejos de la experiencia de descargar e instalar directamente, por ejemplo, en un PC con Windows.

En cualquier caso, la oferta de acuerdo fue rechazada, y Epic afirma que Google respondió a su decisión de distribuir directamente Fortnite presentando estadísticas sobre los peligros de las aplicaciones cargadas sin pasar por la Google Play.

La demanda acusa a Google de comportamiento anticompetitivo con sus aplicaciones desde 2009, llegando a acuerdos con los OEM y los operadores de redes móviles para “dirigir las comunidades de desarrolladores y usuarios hacia el mercado de Android” y alejarlas de los escaparates de la competencia propiedad de los OEM o los operadores de redes móviles, así como, más recientemente, dejando caer el martillo sobre un intento de acuerdo para incluir un juego de Epic Games con los teléfonos OnePlus.