Las unidades SSD están a punto de ser mucho más baratas, ya que los precios de la NAND caen en picado

Rubén Castro, 15 septiembre 2022

Todos sabemos que los precios de las tarjetas gráficas son los más bajos de los últimos años, pero puede que no sea el único componente de hardware para PC que experimente una caída sustancial de los precios.

El último análisis de la empresa TrendForce muestra que el mercado de la memoria flash NAND no ha experimentado su habitual aumento de la demanda en la temporada alta. La falta de demanda ha provocado un exceso de inventario en las fábricas que ha llegado a un “punto de ruptura”, y los fabricantes están tocando fondo en los precios para poder llegar a un acuerdo.

TrendForce ha revisado los precios de los contratos de las obleas NAND flash, pasando de un descenso original del 15-20% a una caída del 30-35% para el tercer trimestre. Esto debería ser una buena noticia para aquellos que quieran añadir algo de almacenamiento a sus equipos, ya que se espera que las unidades SSD de consumo se abaraten como resultado.

Al igual que muchos otros sectores, el mercado de las memorias NAND está sufriendo la resaca de la crisis. Los fabricantes no pudieron satisfacer la enorme demanda de productos electrónicos por parte de los consumidores durante el apogeo de la pandemia, por lo que iniciaron un agresivo periodo de expansión mientras aumentaban la producción de las tecnologías de capa 128+.

Pero la demanda de portátiles, teléfonos inteligentes, PC y otros productos cayó en picado los últimos meses, ya que los consumidores se mostraron recelosos de realizar compras no esenciales debido a la inestabilidad de la economía, los altos precios de la energía y el aumento de la inflación, lo que provocó un exceso de existencias.

TrendForce escribe que, de cara al cuarto trimestre, los fabricantes se preparan para mantener su cuota de mercado a toda costa, lo que agrava aún más la situación de exceso de oferta. Considera que, como resultado, el precio de las obleas NAND flash del cuarto trimestre de 2022 podría disminuir otro 20%.

Nadie sabe cuándo se corregirá el mercado. TrendForce cree que la actitud de compra de los consumidores seguirá siendo conservadora en 2023, lo que podría dificultar la recuperación del sector.

La conclusión es que, si está esperando una nueva unidad SSD SATA o NVMe, probablemente sea una buena idea esperar un tiempo -hasta el cuarto trimestre, si es posible, cuando los precios deberían alcanzar su punto más bajo- antes de comprar.