Razer Mamba Wireless 2018: un ratón inalámbrico sin fisuras

Rubén Castro, 5 abril 2020

El Razer Mamba Wireless 2018 es sin duda uno de los mejores ratones inalámbricos del mercado. Tiene un diseño muy parecido al Razer DeathAdder, monta el sensor Razer 5G basado en el PMW 3389 y su autonomía alcanza las 50 horas.

Razer Mamba Wireless

✓ Dimensiones: 125,7 x 70,0 x 43,2 mm
✓ Tamaño mano: ideal para manos medias y grandes
✓ Agarre: todo tipo de agarres
✓ Diseño: diestro
✓ Peso: 106 gramos
✓ Sensor: Razer 5G (basado en el PixArt PMW3389) hasta 450 IPS y 50 G
✓ LOD: distancia de despegue (Lift-off distance) configurable
✓ Tasa de refresco: polling rate configurable de hasta 1000 Hz
✓ Botones: 7 botones configurables
✓ Switches: Omron 50 millones
✓ Conexión: inalámbrica hasta 50 horas, cable de 2,1 metros

Me gusta

  • Diseño muy cómodo para diestros
  • 20 gramos más ligero
  • Autonomía excepcional
  • Buen sensor
  • Inalámbrico

No me gusta

  • La rueda del scroll es mejorable
Compara precios en más tiendas

Diseño y forma

  • Cada vez se parece más a un DeathAdder inalámbrico
  • Mucho más ligero

El Mamba Wireless es el quinto modelo de Mamba que Razer saca al mercado. Ahora es más discreto (no tiene las tiras de leds RGB a los lados) lo que aumenta la autonomía; ni tampoco tiene la “Tecnología de Clic Ajustable” (para ajustar resistencia de los botones izquierdo y derecho del ratón de 45 a 95 gramos) como si tienen otros modelos más antiguos.

Sin embargo, este Mamba Wireless lanzado en el 2018 sí que mejora otros aspectos mucho más prácticos. El primero es que reduce el peso casi 20 gramos. Puede no parecer mucho, pero es una mejora notable. Ahora el ratón se desliza más suavemente, gracias al menor peso y a unos skates ligeramente más grandes. Además, la autonomía aumenta bastante gracias a no tener tantos leds.

Ahora tenemos dos leds: uno que ilumina la rueda del scroll y otro que ilumina el logo de Razer. Si apagas las luces, tendrás un ratón muy discreto que pasará desapercibido en el trabajo o en una cafetería.
El Razer Mamba Wireless tiene un diseño bastante discreto

El Mamba Wireless se parece bastante al DeathAdder tanto en forma como en tamaño, por lo que no es un ratón pequeño. Al ser inalámbrico tiene una batería recargable que aumenta el peso que ronda los 106 gramos. Algo pesado, aunque tampoco demasiado. Además, al ser grande, el hecho de que sea pesado encaja bastante con el diseño.

Tiene forma ergonómica para diestros. El ratón es bastante alto y tiene la joroba en el medio, bajando con más pendiente en la parte trasera que en la delantera que acaba a bastante altura.

Perfil lateral del Mamba Wireless 2018

Si lo miramos desde atrás podemos ver que su parte más elevada es la izquierda, bajando poco a poco según nos desplazamos a la derecha. La verdad es que es un diseño muy cómodo al que resulta muy fácil adaptarse enseguida.

La joroba es más alta en la parte izquierda. Es un diseño muy cómodo y parecido al Razer DeathAdder

Eso sí, lo recomiendo para gente que tengan manos de tamaño medio o grandes. Mayor de 17-18 centímetros de longitud y 9 cm de anchura. Si tu mano es más pequeña quizás puedas usarlo con agarre de palma. Para manos más grandes, puede usarse con cualquier tipo de agarre.

El revestimiento superior es de un material negro mate bastante normalito, pero que tiene la ventaja de que no se mancha con la grasilla de los dedos. En los laterales sí que tenemos detalles de mayor calidad: unos grips de goma con muy buen agarre.

Al no tener los leds laterales los grips laterales de goma son un poco más altos

Botones

  • 7 botones
  • Botones principales con switches Omron
Podemos configurar el ratón con el software Razer Synapse

El Razer Mamba tiene 7 botones:

  • 2 botones principales
  • 2 botones laterales
  • 1 botón en la rueda
  • 2 botones superiores que sirven para cambiar los CPI, aunque pueden ser remapeados

Los botones han sufrido bastantes cambios desde el Mamba Hyperflux. Las crestas del M1 (LMB) y del M2 (RMB) han sido suavizadas y movidas hacia el borde.

La forma de los botones es muy cómoda

El Mamba Wireless monta interruptores Omron en los botones principales. El clic es muy bueno. Tienen una dureza media, la respuesta es bastante seca y el recorrido preciso.

Los botones principales, al compartir el diseño con el DeathAdder, también sufren de un poco de holgura lateral. Los botones están integrados en la propia carcasa, por lo que en la punta tienen algo de juego lateral. A mí no me molesta nada durante el uso normal.

También tengo que comentar un aspecto positivo y es que, aunque los botones están integrados en la carcasa, no se aprecia ninguna clase de vibración ni sonido transmitido por la misma al activar los botones, cosa que sí que pasa en algunos modelos de DeathAdder.

Botones de CPI y rueda de scroll

La rueda del scroll en cambio me parece bastante mejorable, tanto el clic como el giro de la rueda. Lo primero es que los pasos o escalones al girar la rueda son demasiado suaves y a veces pulso el scroll y muevo la rueda sin querer. Lo segundo es que el recorrido del clic es corto y no tiene buen feedback, por lo que a veces no sabes si lo has pulsado bien o no. Y el último punto que mejoraría del scroll es que para mi gusto hace demasiado ruido al girar la rueda.

En la parte superior también tenemos dos botones que sirven para aumentar o disminuir los CPI y en la parte inferior encontramos el botón de encendido y apagado, así como un botón para cambiar entre los diferentes perfiles almacenados. El perfil seleccionado se indica con un pequeño led de color.

Los botones laterales se han movido un poco hacia atrás con relación a la longitud del ratón, haciendo más fácil llegar al botón de delante

Los botones laterales sí que son perfectos. Bien situados, sin holguras, con un clic claro y buen recorrido.

Sensor y software

  • Sensor 5G basado en el PWM3389

El Mamba Wireless 2018 usa el sensor 5G de Razer que es básicamente un PWM3389 modificado. Como es obvio, es uno de los mejores sensores del mercado y su comportamiento es impecable. No sufre de suavizado ni aceleración ni temblores.

El Mamba Wireless es completamente configurable con el programa Razer Synapse. Podemos regular los CPI entre 100 y 16.000 en pasos de 50, configurar la tasa de sondeo a 125-500-1000 Hz, la distancia de despegue entre 1 y 10 mm, etc. También podemos configurar los botones mediante la función HiperShift, regular la iluminación y la alimentación y el ahorro de energía.

Además, cuenta con memoria interna y podemos grabar los ajustes en hasta 5 perfiles diferentes. Combinando esa funcionalidad con el hecho de que puedes almacenar el receptor USB en el propio ratón lo hace súper portátil. Podemos llevarlo de manera cómoda y segura; y utilizarlo en cualquier ordenador sin necesidad de instalar Synapse.

Conexión inalámbrica y cable

  • Autonomía impresionante

La conexión inalámbrica funciona de maravilla. Ni una pérdida de conexión, ni movimientos extraños, ni retardo… Además, el no sufrir ni un tirón más es una sensación liberadora y agradable. Una vez que pruebas un ratón inalámbrico de calidad es difícil volver a los ratones de cable.

Sin embargo, donde realmente destaca es en la duración de la batería. Incluso pesando 19 gramos menos que los modelos anteriores y con un sensor óptico, el Mamba 2018 dobla con creces la duración de la batería de su predecesor. El Mamba 2015 tiene una autonomía de unas 20 horas, mientras que la edición 2018 tiene una autonomía de hasta 50 horas.

Si solo usar el ratón un par de horas al día, te pasarás semanas sin cargarlo

Como con la mayoría de los dispositivos con iluminación RGB, la medición esos valores es con la iluminación apagada, pero aun así son unos valores impresionantes. En mis pruebas a 800 CPI y con un polling rate de 1000 Hz puedo decir que llega a las 50 horas de forma habitual. Además, si bajamos la tasa de sondeo a 500 o 125 Hz podemos superar con facilidad las 50 horas de uso.
Lo que sí que recomiendo es cambiar el umbral para que el ratón entre en modo de “modo de batería baja inalámbrico” al 5%. Este modo intenta ahorrar energía (obviamente), pero afecta de manera negativa al rendimiento del sensor. Quizás sea una buena opción si estás navegando, pero no cuando estás jugando.

Una vez que se agota la batería, puedes conectar el cable al puerto micro USB y seguir usándolo con el cable. La conexión es muy robusta y el cable no se mueve ni hace ruidos.

La conexión es tan firme que parece el cable no se mueve ni baila nada

El ratón viene con un cable mallado de 2,1 metros. El cable no es tan flexible como los ratones modernos, pero es mejor que la media.

Detalle del cable

Pies (skates)

  • Skates bastante normalitos, aunque cumplen bien
En la caja encontraremos el ratón (con el adaptador inalámbrico guardado en su interior), un cable de carga y una extensión que permite colocar el receptor USB un poco más cerca del ratón

En la parte inferior tenemos cuatro skates negros que proporcionan un buen deslizamiento. El desplazamiento es suave y consistente. Aunque los skates de teflón puro son mejores (se deslizan con más suavidad) se puede vivir con los que monta el Mamba 2018.

La pieza de plástico rara es un adaptador para poner el receptor inalámbrico más cerca del ratón (por si tenemos problemas de conexión)

Conclusiones

El Razer Mamba Wireless de 2018 es un excelente ratón con muy pocos peros. Su forma es cómoda, el sensor es excelente, la conexión inalámbrica funciona perfectamente y tiene una autonomía excepcional.

Quizás lo único que me gustaría que fuese algo mejor es la rueda del scroll.

Si te gusta la forma de los DeathAdder, pero quieres librarte del cable, te encantará el Mamba Wireless.

Ver más
Razer Mamba Wireless
Ver precio
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.