Análisis del Razer DeathAdder V2 Pro: el mejor ratón para agarre de palma

Rubén Castro, 22 septiembre 2020

El DeathAdder V2 Pro es uno de los ratones gaming con una tecnología más avanzada del mercado. Tiene switches optomecánicos, un sensor excelente y su conexión inalámbrica es un 25% más rápida que la competencia. Además, los skates han mejorado y es un ratón relativamente ligero para ser tan grande e inalámbrico. Gracias a eso, es un ratón excelente. El único punto negativo es que su precio no es apto para todos los bolsillos.

Razer DeathAdder V2 Pro

✓ Largo: 127 mm
✓ Ancho: 61,7 mm
✓ Alto: 42,7 mm
✓ Mano y agarre: ideal para manos grandes. Manos medias y pequeñas pueden usar agarre de palma
✓ Diseño: diestro
✓ Peso: 86 gramos
✓ Sensor: Razer Focus+ con 100 a 20.000 CPI en pasos de 50, hasta 650 IPS y 50 G
✓ LOD: distancia de despegue configurable (Lift-off Distance) entre 1 y 3 mm con Asymmetric liftoff
✓ Tasa de refresco: polling rate configurable 250 / 500 / 1000 Hz
✓ Botones: 8 botones configurables
✓ Switches: segunda generación de switches optomécanicos de Razer con 70 M (millones de pulsaciones)
✓ Conexión: inalámbrica 2,4 GHz HyperSpeed Wireless Technology y cable Razer SpeedFlex mallado de 1,8 metros con conector USB-A
✓ Otros: skates de PTF 100%, memoria interna

Me gusta

  • Mejor tecnología del mercado (switches, sensor, conexión inalámbrica)
  • Switches con 70M vida útil
  • Muy ligero para ser tan grande e inalámbrico
  • Excelente autonomía
  • Buena calidad de construcción

No me gusta

  • Precio elevado
Compara precios en más tiendas

Diseño y forma

Supongo que, si llevas un tiempo en el mundo del gaming, ya conocerás la forma de los ratones DeathAdder, la gama más exitosa en el mundo de los ratones. Y es que Razer ya ha vendido más de 10 millones de unidades de sus diferentes modelos DeathAdder.

Si algo funciona no lo cambies. Y eso es lo que ha hecho Razer con el diseño de este DeathAdder V2 Pro que tiene las mismas formas y dimensiones que el resto de modelos.

Es un ratón para diestros

Con unas dimensiones de 127 x 62 x 43 mm, se trata de un ratón bastante grande ideal para agarre de palma, aunque puede usarse con garra también. Si tienes la mano gigante quizás puedas usar agarre de dedos… Si tienes las manos pequeñas, menor de 16 cm, quizás tendrás te quede un poco grande.

Accesorios del DeathAdder V2 Pro

Lo primero que me sorprendió al cogerlo, además, de ver el nuevo packaging respetuoso con el medioambiente, es que el ratón es muy ligero en la mano. Normalmente lo modelos inalámbricos suelen ser algo más pesados por la batería y los componentes adicionales. Sin embargo, el DeathAdder V2 Pro pesa tan solo 86 gramos, solo 4 gramos más que el DeathAdder V2.

Se trata de un ratón muy ligero para ser tan grande e inalámbrico

Como viene siendo habitual, la carcasa y los botones están hechos de una sola pieza de plástico, pero que se siente mucho más sólida que en otros modelos anteriores de DeathAdder. La carcasa es mucho más dura, todo parece macizo, el ajuste es muy bueno y no hay ninguna parte que cruja o haga ruido al usar el ratón.

La superficie de la carcasa es bastante rugosa, lo que ayuda al agarre. En los laterales tenemos unos grips de goma con dibujo para mejorar el agarre

Botones

Los botones principales utilizan la segunda generación de switches optomecánicos de Razer que tienen la ventaja de ser más rápidos (0,2 ms), no sufrir dobles clics fantasmas y tienen una vida útil mayor (70 millones de pulsaciones).

Todo eso está muy bien, pero en la realidad nadie es capaz de notar diferencias entre 0,2 ms y 1 ms; y a mucha gente no le entusiasma el clic de los switches. De hecho, creo que es el 4 ratón que pruebo con estos switches optomecánicos y cada uno tiene un clic ligeramente diferente. Parece que Razer está afinando poco a poco el feedback táctil de los interruptores para dejarlos del gusto de los usuarios.

Al no tener que esperar a que se disipen los rebotes, la actuación de los switches optomecánicos es mucho más rápida

Los clics en el DeathAdder V2 Pro tienen una actuación bastante más seca que en otros modelos de Razer que he probado, lo que se acerca mucho a lo que pide la comunidad, sin embargo, el recorrido es algo grande debido a que el botón pertenece a la propia carcasa y no se puede ajustar tanto como si fuesen botones separados. Aun así, el clic es bastante satisfactorio de momento. Espero que envejezca bien.

La rueda del scroll es de goma y tiene un dibujo muy agradable que proporciona un control muy bueno. El clic es satisfactorio también y el giro, aunque los pasos están bien marcados, es relativamente suave. Sin embargo, el giro en mi ratón no es del todo homogéneo y la rueda parece que se traba más al girar hacia delante que hacia atrás. Además, hace mucho ruedo al girar hacia arriba.

El comportamiento general de los botones es bastante bueno, solo el giro hacia delante de la rueda no es todo lo fino que debería

En la parte superior tenemos otros dos botones que por defecto sirven para controlar los CPI, aunque son programables. Lógicamente tienen un clic mucho más pobre.

En el lateral izquierdo, tenemos dos botones más que están muy bien colocados, tienen un tamaño muy adecuado y su clic es muy bueno, por lo que resultan muy cómodos.

En la base del ratón tenemos un botón que sirve para controlar los estados del ratón:

  • Apagado
  • Funcionamiento con el dongle de 2,4 GHz (gaming)
  • Funcionamiento mediante Bluetooth (ofimática) que consume menos energía.

Además, también tenemos otro botón y un led que sirven para elegir el perfil con el que vamos a usar el ratón.

Sensor y software

Monta el mejor sensor de Razer, y probablemente del mercado, el Focus+. Está basado en el PixArt PMW3399 y puede regularse entre 100 y 20.000 CPI en pasos de 50, tiene una velocidad máxima de 650 pulgadas por segundo (IPS) y una aceleración máxima de 50G. Todo esto con el sensor en modo alto rendimiento, tiene un modo de bajo consumo con un rendimiento un poco peor.

Realmente, todos los sensores de ratones gaming de calidad son tan buenos que la diferencia es inapreciable entre unos y otros, al menos para mí.
Vista frontal del DeathAdder V2 Pro

El sensor Focus+ de Razer también cuenta con algunas funciones inteligentes que me parecen muy interesantes:

  • La funcionalidad Smart Tracking elimina la necesidad de calibrar el sensor cada vez que cambias de superficie (alfombrillas de ratón, escritorio duro, etc.), ya que el Viper Ultimate detecta el tipo de superficie para asegurar la distancia de despegue y la precisión siguen siendo consistentes.
  • Asymmetric Lift-Off permite a los usuarios configurar distancias de despegue y aterrizaje diferentes entre 1 y 3 mm.
  • Motion-Sync garantiza que la información del sensor al PC se envíe en intervalos exactos para una mejor respuesta y consistencia de seguimiento del sensor.

Con Synapse 3 podemos personalizar los botones, configurar macros, la función HyperShift, los CPI, la tasa de sondeo (125-500-1000 Hz), la iluminación, la calibración, la distancia de despegue y los modos de ahorro de energía.

Además, tenemos una memoria interna en la que podemos guardar hasta 5 perfiles diferentes.

Conexión inalámbrica/cable y autonomía

El ratón puede funcionar mediante Bluetooth, mediante el adaptador de 2,4 GHz o mediante el cable.

El modo Bluetooth está pensado en la compatibilidad con otros dispositivos y es perfecto para usarlo con un portátil o una tablet sin tener que usar el adaptador. Sin embargo, su rendimiento es peor. Lo bueno es que su autonomía en modo Bluetooth alcanza las 120 horas de uso.

Si vas a jugar, te recomiendo que uses el adaptador HyperSpeed ya que tendrás una conexión con menos latencia. La tecnología HyperSpeed tiene un protocolo optimizado de datos que reduce el tiempo de envío de datos entre el ratón y el PC consiguiendo una latencia un 25% a cualquier otra tecnología inalámbrica de la competencia.

Podemos guardar el adaptador, con tecnología HyperSpeed, en el interior del ratón para su transporte. Además, el ratón viene con una funda de transporte muy apañada para que el ratón no se dañe

Vamos, en la práctica no hay ningún retardo y el movimiento se siente tan directo como un ratón con cable. Además, no he tenido ni un corte en la señal durante la semana que lo llevo usando sin parar.

El único contra es que en el modo HyperSpeed vamos a tener una autonomía un poco más corta, de 70 horas de uso. Aun así, más que suficiente y con cargar el ratón una vez a la semana hay más que de sobra.

El modo Bluetooth es muy cómodo para poder usar el ratón en varios ordenadores sin tener que estar cambiando el adaptador

Razer incluye un cable que se conecta al ratón mediante un puerto micro-USB y se queda fijo de manera robusta gracias a unas hendiduras en la carcasa. El cable sirve tanto para recargar el ratón, como parara usarlo sin el adaptador inalámbrico y sin Bluetooth, convirtiéndose en un ratón con cable normal. El cable está bastante bien, es flexible y no pesa mucho.

El ratón también se puede cargar con una peana. La he probado con otros ratones y queda muy bien y es muy cómoda, sobre todo porque no tienes que estar con el cable suelo por la mesa y enchufando el ratón cuando necesitas cargarlo. Dejas el ratón la peana, bien ordenadito y siempre lo tienes cargado a tope. Lo malo es que suele ser cara.

Pies (skates)

Monta unos skates blancos de teflón y me alegra decirte que son mucho más grandes que los del Viper Ultimate en los que la ubicación de la peana impedía poner unos skates mayores.

Los pies o skates son muy buenos

En este caso, el skate inferior va de lado a lado y solo el superior se ve partido por el hueco para conectar el cable. Aun así, tienen un tamaño lo suficientemente generoso para que el deslizamiento sea perfecto, algo que no pasa en el Viper Ultimate.

Conclusiones

La verdad es que Razer ha depurado la receta del DeathAdder hasta el más mínimo detalle y realmente no sé si lo pueden mejorar mucho más… A ver, me gustaría que fuese un poco más ligero, pero debido a su tamaño no sé si es posible.

El DeathAdder V2 Pro es un ratón excelente en todos los aspectos

Desde luego, el DeathAdder V2 Pro es el mejor DeathAdder. Y decir eso de una gama de ratones que han vendido más de 10 millones de unidades no es moco de pavo.

¿Te lo recomiendo? Si te gustan los ratones grandes, por supuesto. No creo que haya mejor ratón en estos momentos. Eso sí, si te quieres ahorrar un dinero, puedes mirar el DeathAdder V2 normal, no es inalámbrico, pero cuesta la mitad y tiene un cable que apenas molesta.

Rivales

Aun así, hay otros ratones interesantes si los DeathAdder te resultan un poco grandes para tu mano y tipo de agarre:

  • Razer Viper: ideal para agarre de dedos o agarre mixto de dedos y palma. Pesa solo 70 gramos y es mucho más barato que el DeathAdder V2 Pro. Tiene unas especificaciones un poco inferiores; tiene la primera generación de switches optomecánicos, un sensor algo menos potente y no es inalámbrico. Aun así, merece mucho la pena. Ver la review completa. Su versión inalámbrica es el Viper Ultimate.
  • Endgame Gear XM1 V2: ideal para todos los agarres con manos medias. Pesa solo 71 gramos y monta el sensor PMW3389. Utiliza switches Omron de 50M y tiene una calidad de construcción brutal. Está diseñado por antiguo jugador profesional de Counter Strike. Ver la review completa.
Ver más
Razer DeathAdder V2 Pro
Ver precio
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.