La importancia del tamaño del sensor en las cámaras

Sergio García, 27 septiembre 2021

En Cecotec (gran marca española de gadgets y pequeño electrodoméstico) están tirando la casa por la ventana y tienen ofertas en todos sus productos de más del 60%. ¡Corre que vuelan!

Quiero ver las mejores ofertas de Cecotec

Hace unos años todos los fabricantes de cámaras digitales y de teléfonos móviles luchaban por tener más y más megapíxeles. Y, aunque los megapíxeles son una característica importante, esa guerra de tener números cada vez más altos llegó a ser un sinsentido. Afortunadamente, los consumidores se han dado cuenta de que muchas cámaras con muchos megapíxeles son peores que otras con menos y es que sabemos que, a partir de cierto punto, los megapíxeles no importan. Lo que sí importa es el tamaño del sensor.

¿Por qué es importante el tamaño del sensor de la cámara?

El tamaño del sensor de una cámara determina la cantidad de luz que utiliza para crear una imagen. En términos muy sencillos, los sensores de imagen están formados por millones de puntos sensibles a la luz llamados fotositos que se utilizan para registrar la información sobre lo que se ve a través del objetivo. Por lo tanto, es lógico que un sensor más grande pueda obtener más información que uno más pequeño y producir mejores imágenes.

Si tenemos dos sensores con los mismos megapíxeles, pero un sensor es mucho más pequeño que otro, sus fotositos serán mucho más pequeños. Esto hace que el sensor capte menos luz, produzca más ruido (porque los fotositos están muy cerca entre sí) y un menor rango dinámico.

Además, los sensores más grandes permiten a los fabricantes aumentar la resolución de sus cámaras (los megapíxeles), lo que significa que pueden producir imágenes más detalladas, sin sacrificar demasiado otros atributos de calidad de imagen.

Los megapíxeles también importan

Hace unos años lo único que importaba eran los megapíxeles y ahora mucha gente piensa que no sirven de nada; y la verdad es que ni lo uno ni lo otro.

En la actualidad, muchos fotógrafos dicen que nadie necesita más de 16 megapíxeles, pero hace cuatro o cinco años decían lo mismo de los 8 megapíxeles… La verdad es que siempre será un acto de equilibrio entre la eficiencia de la tecnología del sensor, la calidad del objetivo, el tamaño del sensor de imagen y, en última instancia, lo que quieras hacer con tus fotografías. Si vas a recortar mucho las imágenes o a imprimirlas a gran tamaño, la resolución extra podría ser útil, pero si sólo vas a compartirlas en línea o a producir impresiones normales, no tanto. Lo que sí podemos afirmar de forma concluyente es que sólo se puede opinar sobre los megapíxeles si se tiene en cuenta el tamaño del sensor.

¿Otras características de los sensores más grandes?

Los sensores de mayor tamaño pueden ayudar a capturar imágenes de mayor calidad, pero vienen acompañados de otras características, algunas buenas y otras malas. La primera y más obvia repercusión de un sensor de cámara más grande es la del tamaño; no sólo el sensor ocupará más espacio en tu dispositivo, sino que también necesitará una lente más grande para emitir una imagen sobre él.

Por eso, los fabricantes de smartphones suelen utilizar sensores muy pequeños, ya que quieren que los dispositivos sean fáciles de llevar en el bolsillo y no tengan que lidiar con el volumen de los objetivos más grandes. También explica por qué los equipos de fotografía profesional siguen siendo tan grandes y pesados. El coste de producir sensores más grandes también significa que los dispositivos que los llevan tienen un precio mayor.

Los sensores más grandes facilitan hacer desenfoques profesionales (aislar un sujeto enfocado mientras el resto de la imagen está borrosa). Mientras que las cámaras con sensores más pequeños tienen dificultades para hacer esto porque tienen que alejarse más de un sujeto, o utilizar un objetivo mayor.

Para replicar una fotografía Full Frame de 28 mm f/2,8 en un sensor de 1/3 de pulgada del tamaño de un teléfono móvil se necesitaría un objetivo de 4 mm f/0,4. En vez de eso, los teléfonos móviles actuales realizan fotografía computacional cuyo desenfoque se realiza con inteligencia artificial y algoritmos avanzados.

En cuanto a cámaras con sensores más pequeños que el formato Full Frame de 35 mm (considerado el estándar) tienen lo que se conoce como factor de recorte. Así, una cámara DSLR APS-C tiene un factor de recorte de 1,6x, lo que significa que recorta en la imagen Full Frame, es decir, que utilizando un objetivo de 28 mm en una APS-C se obtiene una vista similar a la de un objetivo de 45 mm en Full Frame.

Tendencia

En los últimos años, los fabricantes de cámaras se han dado cuenta de que cada vez más fotógrafos desean obtener imágenes de mayor calidad que sólo pueden obtenerse con un sensor más grande. Por ello, hemos visto que se venden dispositivos (desde smartphones hasta DSLR) con sensores más grandes que en el pasado.

Sin embargo, los fabricantes son bastantes recelosos de revelar el tamaño exacto del sensor de imagen, sobre todo en cámaras que no son Full Frame. E incluso cuando ofrecen esta información, a menudo lo hacen en una convención de nomenclatura difícil de entender…

Curiosamente, las medidas, en su mayoría fraccionarias, utilizadas para detallar el tamaño del sensor se remontan a la época en que se utilizaban tubos de vacío en las cámaras de vídeo y televisión. Pero la designación del tamaño sigue sin ser tan sencilla como la medida diagonal del sensor. En su lugar, es la medida del diámetro exterior de un tubo necesario para producir una imagen, cuando la imagen utilizable ocupa dos tercios del círculo.

Tampoco ayuda el hecho de que diferentes fabricantes utilicen el mismo título para referirse a diferentes tamaños, como APS-C. Mientras que un sensor APS-C de Canon mide 22,2 x 14,8 mm, las ofertas de Sony, Pentax, Fujifilm y Nikon (DX) varían de 23,5 x 15,6 mm a 23,7 x 15,6 mm.

Aunque nos gustaría que todos los fabricantes de cámaras indicaran el tamaño de sus sensores en milímetros, no creemos que esto ocurra pronto. Así que, mientras tanto, aquí tienes una imagen en que muestra algunos de los tamaños de sensor más comunes en relación con uno de tipo Full Frame.

  • Los sensores de las cámaras deportivas suelen tener un tamaño de 1/2,3
  • Los sensores de los teléfonos móviles suelen ser ir de 1/1,33 o 1/1,56 de pulgada los sensores principales; a 1/3,2 de pulgada los sensores secundarios.
  • Las cámaras compactas de gama bajo o media suelen usar sensores de 1/1,7 pulgadas, 1/2,3 pulgadas y 1/2,7 pulgadas.
  • Las cámaras compactas de gama alta suelen usar sensores de 1,5 pulgadas, 1 pulgada y 2/3 pulgadas.
  • Las cámaras compactas de gama ultra alta pueden montar sensores ASP-C (23,7 x 15,6 mm) o, incluso, Full Frame (36 x 24 mm).
  • Los tamaños de los sensores utilizados en las cámaras sin espejo van desde Full Frame hasta 1/2,3 pulgadas, pasando por APS-C, APS-C (Canon) Micro Cuatro Tercios y 1 pulgada.
  • Los tamaños de sensor que se suelen utilizar en las cámaras DSLR incluyen APS-C (que varía ligeramente según el fabricante) y Full Frame. También APS-H que es un tamaño entre APS-C y Full Frame