Uñas gelish: ¿Qué son? ¿Cómo conseguirlas paso a paso?

María Franco, 2 marzo 2022

Ya está aquí la Vuelta al Cole de GeekBuying con descuentos de hasta el 50%!!!

Ver las mejores ofertas

Seguro que ya conoces la fama que tienen en la actualidad las manicuras que duran un poquito más que las tradicionales. Estamos hartas de ver a personas que llevan uñas acrílicas extra largas (o no) así como uñas semipermanentes.

Y es que la ciencia ha avanzado en este campo de la cosmética para crear esmaltes más duraderos, que aguantan hasta 3 semanas intactos sobre las uñas. ¿Qué supone esto? Pues por supuesto, ahorrar muchísimo tiempo sin tener que estar retocando tus uñas.

Existen muchos esmaltes de los normales, de toda la vida, que son preciosos, sin embargo sabes tan bien como yo que pasados los 4 días comienzan a deteriorarse, a descascarillarse y a verse mal. Entonces tienes que volver a retocar tus uñas y esto es una pérdida de tiempo que muchas personas no pueden asumir.

Las uñas gelish están ahí para evitar eso, por eso hoy te voy a contar qué son en realidad y cómo conseguirlas paso a paso.

¿Qué son las uñas gelish?

Las uñas gelish son diferentes a las semipermanentes por varias razones. En primer lugar, y como podrás imaginar por su nombre, se trata de un esmalte en gel, algo que lo diferencia de casi todos los demás.

Esto genera que el resultado sea mucho mejor, puesto que además de conseguir ese brillo característico de una manicura semipermanente, el material es más fuerte y duradero, es decir, es más complicado que se levante o se raye.

El gelish consigue que el esmalte no se raye ni se levante en poco tiempo

Este producto funciona empleando también una lámpara de luz ultravioleta, del mismo modo que sucede con los esmaltes normales semipermanentes. Las capas que son necesarias son la capa base, las dos capas de gel y el brillo final.

Conseguir paso a paso las uñas gelish

Antes de comenzar con las uñas gelish es interesante que tengas a mano todos los productos que vas a necesitar. Son los siguientes:

  • Limas y cortauñas.
  • Aceite para cutículas.
  • Lámpara de luz ultravioleta
  • Nivelador de pH
  • Primer
  • Acetona
  • Esmalte gelish
  • Esmalte de acabado

Cutículas y limado de uñas

Entre cada uso que le vayas a dar al material es interesante que hagas una desinfección, aunque solo lo emplees tú misma. Para desinfectarlo impregna un algodón en alcohol. Una vez tengas tu material esterilizado, llega el momento de comenzar.

Con un palito de naranja o empujador de cutículas tendrás que empujarlas hacia atrás, intentando ampliar un poco el espacio para el esmaltado así como retirando las cutículas para un acabado más bonito.

Después, sea cual sea el largo de tus uñas, procede a limarlas para darles la forma que busques así como para que todos los bordes sean suaves, sin roturas que se puedan enganchar.

Es importante que deslices la uña hacia una sola dirección, no hacia ambas, porque con esto consigues limar sin dañar y evitando que en poco tiempo se rompan tus uñas naturales.

Nivelación de pH y primer

El nivelador de pH es algo fundamental y que por desgracia en ocasiones se pasa por alto. Se trata de un producto que consigue eliminar la grasilla natural de tus uñas y regular el pH para que los productos que se apliquen posteriormente se asienten mucho mejor.

Después se debe aplicar el primer, que es un producto encargado de garantizar que el gelish se adhiere de verdad a tu uña. Es un paso fundamental y que debes hacer sí o sí.

Base

Este paso ya supone de verdad comenzar a trabajar tu manicura. La base debe ser una fina capa, lo más fina posible. Cuando la apliques tienes que meter tus manos en la lámpara de rayos UV durante al menos 60 segundos para que el producto se seque.

La base es un producto que va a soportar los colores del gelish, hacer que se mantengan brillantes y en su sitio todo el tiempo, ayudando asimismo a cuidar la uña. Es importante que no te salgas y que no toque tu piel. En caso de que te salgas, coge un palillo y retira aquello que se haya salido de la uña.

Aplica el gelish

En este momento ya tienes que elegir el color y diseño que querrás hacerte. Tendrás que aplicarte 2 capas y estas tendrán que ser finas, esto es lo más importante, que no te pases de grosor.

Pinta tus uñas del color que te guste con el gelish, mételas en la lámpara UV y vuelve a repetir este proceso. Del mismo modo que pasaba con la base, si algo se sale de la uña recuerda retirarlo con un palillo u otro instrumento.

Aplica el gel finish

Para acabar en sí lo que es el esmaltado, el paso final siempre es aplicar también una fina capa de gel finish. Se encarga de reforzar todo lo puesto hasta este momento, encapsula lo que se ha hecho. Por ejemplo, si además del gelish te pones pedrería o algún tipo de dibujo o diseño, este gel finish hace que se mantenga impoluto.

Toques finales

En este momento ya sabemos como hacerte unas uñas gelish de forma fácil, sin embargo hay unos toques finales importantes. Por ejemplo, al acabar es una buena idea que te apliques aceites de cutículas alrededor de las uñas, para nutrirlas. Masajea este aceite de manera suave.

Ventajas y desventajas de las uñas gelish

Como todos los productos de uñas, el gelish cuenta con pros y contras. Las ventajas más destacadas son el brillo que se aporta al esmalte final junto con su durabilidad, porque en el peor de los casos te durará 2 semanas intacto.

Por otra parte, en lo referente a aspectos negativos hay que tener presente que el abuso de estos productos en las uñas es perjudicial, sea cual sea, no este en concreto. Por eso, un uso prolongado de gelish puede debilitar mucho tu uña. Te aconsejo que cada 2-3 meses les des un descanso a tus uñas naturales.

Preguntas frecuentes

Aquí te dejo la respuesta a muchas preguntas que surgen sobre las uñas gelish:

¿Cuánto duran unas uñas gelish?

Lo normal de las uñas gelish es que duren 3 semanas de forma impoluta. Se aconseja retirar el esmalte pasado este tiempo, no obstante hay quienes consiguen que les dure más, algo que depende de cómo trates tus manos y de lo grasa que tengas la uña.

En cualquier caso, sí es recomendable cambiar el esmalte cada 3 semanas porque puede levantarse sin que te des cuenta y al entrar humedad es susceptible a que se generen hongos o bacterias que causen serios problemas.

¿Qué precio tienen?

Lo habitual es que las uñas gelish cuesten unos 15-20€ sin diseños, en cualquier caso recuerda preguntar antes, porque es una técnica algo novedosa y hay salones de uñas que pueden cobrar más de lo que esperas.

También existe la posibilidad de hacerte el gelish en casa, aunque personalmente es algo que no aconsejo por medidas sanitarias hacia ti y hacia tus propias uñas.