Los mejores ácidos según tu tipo de piel: ¿Cuáles debes elegir?

María Franco, 10 agosto 2021

Ya está aquí la Vuelta al Cole de GeekBuying con descuentos de hasta el 50%!!!

Ver las mejores ofertas

Desde hace mucho tiempo los ácidos están en todas partes. Seguro que has probado u oído hablar sobre el ácido salicílico, glicólico, etc.

Son activos que tienen potentes beneficios sobre la piel a cualquier nivel. Sin embargo, seguro que te preguntas ¿Cuál debo usar? ¿Cómo usarlos? ¿Cuáles son para mí?

En este artículo te voy a hablar de forma pormenorizada cuáles son los más importantes, cómo usarlos y todo lo referente a ellos para que comiences a incluirlos en tu rutina de belleza.

¿Qué son los ácidos?

Las distintas moléculas que existen se diferencian unas de otras por la cantidad de átomos que tiene cada una así como el espacio que hay entre ellos.

Lo bueno de los ácidos es que consiguen penetrar a capas más profundas de la piel y al ser más concentrados su nivel de actuación es mucho mayor.

Asimismo, al entrar en contacto con la piel los distintos ácidos lo que consiguen es exfoliarla de forma química o hidratarla, así como ayudando a renovar la producción de colágeno, la principal molécula natural encargada de que la piel se mantenga firme.

Hace unos años no eran apenas conocidos, sin embargo en la actualidad tienen un gran peso en la industria cosmética porque los consumidores se han dado cuenta de que su uso es revolucionario.

Terminología: AHA, BHA, PHA

El primer paso para que conozcas el mundo de los ácidos cosméticos es que entiendas su terminología.

Muchos productos llevan en sus etiquetas o descripciones siglas como AHA, BHA o PHA.

Ahora toca hablar de los hidroxiácidos antes de explicarte qué significa cada sigla.

Los hidroxiácidos son moléculas ácidas que tienen el objetivo de acelerar el proceso de renovación cutánea, ya que hasta los 30 años la piel se renueva por completo cada 30 días más o menos, pero pasada esta edad ese proceso se ralentiza.

Que el proceso sea más lento implica que comienzan a aparecer las manchas, arruguitas y una piel más opaca.

Los hidroxiácidos se encargan de exfoliar la piel de manera muy suave y conseguir un aspecto más luminoso, una piel hidratada y fina.

Existen 3 tipos de hidroxiácidos: los AHA, BHA y PHA.

AHA

Estos son los alfa hidroxiácidos y entre ellos se encuentran algunos como el ácido láctico, ácido glicólico, mandélico o láctico.

Son ácidos muy *empleados para fines antiedad ya que aportan mucha luminosidad así como unifican el color de la piel.

También son empleados por personas de piel normal para lograr una tez afinada.

BHA

Estos son los beta hidroxiácidos. Destaca sobre todo el ácido salicílico, y ello ya te hará imaginar que el fin principal de estos ácidos es el de conseguir deshacerse del acné, puntos negros y son antiinflamatorios y antibacterianos.

Así, son los más recomendados para personas con piel grasa o mixta.

PHA

En último lugar, estos son los polihidroxiácidos. Estos son los más modernos ya que hace poco tiempo que se introdujeron en la industria cosmética.

Son bastante más suavitos que los otros 2 tipos, por lo que son ideales para personas de piel sensible.

Destaca de estos el ácido lactobiónico.

Tipos de ácidos faciales

Ahora que ya sabes un poquito más de ciencia sobre la piel y los ácidos, es el momento de que conozcas en qué consiste cada uno.

Ácido glicólico

Este ácido es un exfoliante químico que llega a capas muy profundas de la piel ya que es una de las moléculas más pequeñas de los ácidos faciales.

Sin duda, te aconsejo Este tónico de Pixi. Su uso diario te va a devolver un brillo natural y además vas a conseguir que la piel se mantenga completamente libre de grasa.

Te recuerdo que este ácido sólo se debe usar por la noche ya que es fotosensible, es decir, si después de aplicártelo sales al sol te pueden salir manchas.

Ácido mandélico

Este ácido proviene de las almendras amargas y es empleado por las altas capacidades antibacterianas que posee.

Se trata de un AHA que ayuda a regenerar la capa superior de la piel por eso es muy empleado por personas que tienen acné o brotes de granitos.

Lo bueno es que también ayuda a cicatrizar las heridas de manera más rápida e iguala el tono facial al mismo tiempo que combate la aparición de arrugas.

Ácido hialurónico

Sin duda este es el ácido más conocido, aunque en realidad se ha hecho popular porque se emplea en la medicina estética.

Lo ideal de este es que sus moléculas son captadoras de agua, y en consecuencia es el ácido empleado para hidratar y rellenar las capas de la piel más seca y con tendencia a generar arrugas.

Además de hidratar, esta característica hace que la piel también se vuelva más flexible y tenga más luz.

Lo verás sobre todo en sérums o como activo en cremas.

Si usas este sérum de La Roche-Posay por las noches pronto tu piel va a cambiar de aspecto

Ácido láctico

El ácido láctico es el ácido que tiene las moléculas más grandes o de las más grandes de estos activos cosméticos.

Lo bueno de esto es que es suave y reduce mucho el riesgo de que haya reacciones.

Su función es como la del ácido glicólico, exfoliar de forma química, aportar luz e igualar el tono facial, sin embargo es menos agresivo, por eso es perfecto para pieles normales y sensibles.

Ácido salicílico

Este es el mejor ácido para las pieles grasas. Si tienes los poros dilatados, la tez facial bastante gruesa y tienes granitos y grasa general en el rostro, notarás desde el primer momento sus efectos.

Es un BHA y se encarga de renovar las células externas de la piel al mismo tiempo que matifica y controla la aparición de imperfecciones.

Te indico que es un ácido cosmético muy fuerte, por eso si tomas medicamentos para el acné con isotretinoína o bien empleas otros ácidos o cosméticos fuertes no lo vas a poder combinar.

Si quieres deshacerte rápido de granitos, mi consejo es que pruebes este producto de Mario Badescu

este producto

Ácido málico

Este AHA proviene de las manzanas y al igual que sucede con el ácido láctico tiene unas moléculas grandes.

Se combina en ocasiones con el ácido hialurónico porque promueve que el cutis retenga más la humedad y es perfecto para proporcionar una exfoliación muy suave a una piel sensible.

Ácido azelaico

En este caso, este ácido proviene del trigo y de la cebada. Ayuda a controlar la producción de grasa, por eso se recomienda para pieles grasas así como consigue que las rojeces o marquitas cutáneas se reduzcan.

Ácido cítrico

Como indica su nombre, este ácido proviene de frutas cítricas como la naranja o el limón. Es un AHA exfoliante aunque en realidad es conocido por sus activos despigmentantes, siendo muy útil para pieles con manchas y ayuda a luchar contra el fotoenvejecimiento.

Su pH es muy bajo, es decir, tiene un pH de 2,2 ácido que hace que la piel se pueda sensibilizar si se abusa de él.

Para acabar, te indico que existen muchos más tipos de ácidos no obstante estos son los más importantes y populares.

Asimismo, aprovecho para indicarte que nunca, jamás, debes mezclar los ácidos. Piensa que son productos químicos y al mezclarlos entre ellos o puede no pasar nada o puede que te generen una reacción cutánea.

¿Con cuál vas a empezar?