¿Para qué sirve cada brocha de maquillaje? Tipos de brochas y sus utilidades

María Franco, 26 agosto 2021

PC Componentes está celebrando los PC Days con descuentos de hasta el 60% y ofertas Flash todos los días!!!

Ver las mejores ofertas

En el mercado hay muchísimos tipos distintos de maquillaje, sin embargo ¿Cómo aplicarlos?

La manera correcta de usar tu maquillaje para lucir perfecta es con las herramientas indicadas que son las brochas de maquillaje.

Al igual que cosméticos, existen muchos tipos de brochas por eso hoy te voy a contar cómo emplear cada una y en qué consisten las diferencias entre ellas.

La importancia de usar buenas brochas de maquillaje

Se puede apreciar de manera fácil quién ha usado buenas brochas de maquillaje frente a quién no de manera sencilla sin tener que ver esto con los cosméticos.

¿Te imaginas a Leonardo pintando sus cuadros con brochas demasiado rígidas o que soltaban pelitos? Por supuesto que no, pues con el maquillaje sucede lo mismo.

Es cierto que algunas brochas tienen un coste bastante alto, sin embargo el éxito está en saber cómo usarlas para luego seleccionar las mejores.

Los maquilladores profesionales tienen muchísimas brochas pero para una persona que los necesite para un uso particular no le hacen falta tantas, solo hace falta saber elegir.

Tipos de brochas de maquillaje

Las brochas de maquillaje se pueden diferenciar sobre todo por el corte y la cantidad del pelo de cada una de ellas.

Aún así, te vas a encontrar con 3 tipos bien diferenciados:

  • Brochas de lengua de gato o planas Es un tipo de brocha plana y espesa, de las más tradicionales. Lo bueno de su forma es que consigues una cobertura máxima de manera fácil.
  • Brochas mofeta o de 2 fibras Son brochas más ligeras y que son ideales para usar o con polvos o bien para lograr un acabado más ligerito con productos cremosos como las bases.
  • Brochas densas redondeadas Estas brochas también las puedes encontrar planas. Lo que caracteriza a estas herramientas es que tienen mucho pelo y son bastante espesas por eso ayudan a difuminar maquillaje como la base u otros productos en crema como correctores.

Asimismo verás que existen brochas sintéticas o de pelo natural. La principal diferencia que te va a llamar la atención de ellas es su precio, sin embargo existen otros motivos que las diferencian sobre las que hablaremos en otro momento.

Asimismo verás que existen brochas sintéticas o de pelo natural. La principal diferencia que te va a llamar la atención de ellas es su precio, sin embargo existen otros motivos que las diferencian sobre las que hablaremos en otro momento.

A continuación te cuento las brochas de maquillaje básicas que tienes que conocer.

Brochas para la base de maquillaje

Las brochas para base de maquillaje son las más abundantes porque en realidad hay muchos tipos diferentes de bases: líquidas, en stick y en polvo.

Para las bases en polvo lo mejor son las brochas sueltas, tipo mofeta, mientras que las bases líquidas se pueden trabajar con una brochas redonda y espesa o bien con una brocha lengua de gato.

Mi consejo es que si buscas un acabado cubriente optes por una brocha lengua de gato porque consigue repartir la base sin necesidad de absorberla.

Elegir una u otra depende del acabado que quieras.

Brochas para el colorete

Las brochas para colorete suelen ser bastante diferentes del resto porque son grandes, con bastante pelo pero ligeras.

Con ellas puedes trabajar de una manera muy suave el colorete definiendo la zona del pómulo y aportando un tono a tu piel.

Brochas para contouring

Las brochas para hacer contouring o el contorno facial tienen que ser biselada sin duda alguna.

Al tener esta forma es mucho más sencillo esculpir ciertas zonas del rostro salientes como son los pómulos o la parte baja del rostro.

En realidad existen tres cortes diferentes, corte plano, corte redondeado y corte liso. En cualquier caso, mi consejo es que optes por una biselada para lograr el mejor resultado.

Para usarla tienes que trabajar el producto, bien en crema o en polvo con círculos suaves.

Brocha Kabuki

Las brochas Kabuki son un tipo de brochas pequeñas, chatas y con mucho pelo.

Se usan siempre para polvos y se le pueden dar usos muy diferentes: para esculpir con contorno, para polvos sueltos, iluminador, colorete, etc.

Hay personas que incluso la usan para la base de maquillaje aunque me parece algo peligroso porque luego es muy complicado limpiarla bien.

Brocha para iluminador

Los pinceles para iluminadores son bastante peculiares porque tienen forma de abanico. Consiguen coger el producto justo para aplicarlo de manera suave sobre los pómulos u otras zonas.

Frente a estas existen otras alargadas, con pelos bastante sueltos, que tienen el objetivo de ser algo más precisas y que también suelen dejar más producto.

Lo cierto es que más allá de la forma apenas te puedo indicar algo que las diferencie porque ambas me parecen buenas opciones.

Brocha para polvos sueltos

Este tipo de brochas o pinceles suelen ser las más grandes en una colección de herramientas de maquillaje.

Esto es así porque se usan para aplicar polvos de sol o bien polvos translúcidos y por ello tienen mucho pelo para poder distribuir de manera uniforme.

Estas brochas se usan, como norma, después de usar la base de maquillaje.

Te recomiendo que no te pases cogiendo producto con ellas porque tienen un potencial de atracción muy alto.

Brocha para las cejas

Las cejas son una parte del rostro que no siempre es fácil conseguir delinear y trabajar. La clave está en contar con buenos productos y con una buena brocha.

Por una parte, la brocha para cejas suele ser muy similar a la del eyeliner, con forma biselada, delgada y espesa, porque es la mejor manera de conseguir un buen trazo.

Asimismo, hay otra parte fundamental de las cejas que es el goupillon. Este es un cepillito que ayuda a peinarlas, aportando definición.

Existen brochas que cuentan con dos extremos y en cada uno se encuentra una de estas dos herramientas o sino puedes comprarlas por separado.

Brocha para delinear

Las brochas para eyeliner las hay de dos tipos, o bien las biseladas tradicionales o sino los pinceles finos.

Emplear una u otra depende por completo del tipo de producto que vayas a usar. Para productos fluidos lo mejor es una brocha fina, aunque con la biselada también lo puedes conseguir.

Por otra parte, el pincel biselado está pensado sobre todo para emplear con productos en crema que son más espesos y necesitan un pincel más robusto.

Brochas para sombras de ojos

La parte de los ojos ya es algo más complicada y tiene muchos pinceles diferentes.

Si no eres experta en las sombras de ojos, tampoco te agobies. Con tal de tener un par de brochas para difuminar, una para aplicar la sombra y otra con lengua de gato, es suficiente.

  1. La brocha para difuminar redondeada se caracteriza por ser bastante suelta y es la encargada de poder trabajar el producto que haya en el ojo. Es algo que jamás debe faltar entre tus herramientas de maquillaje porque es la que te ayudará a conseguir los smokey eyes perfectos.
  2. La brocha redondeada pequeña está pensada para coger producto y depositarlo sobre todo. También ayuda a trabajarlo aunque en menor medida que la brocha para difuminar tradicional.
  3. Brocha lengua de gato. No siempre es obligatoria pero es una buena opción porque con ella puedes usar sombras en crema o correctores para crear efectos diferentes.

¿Cómo limpiar las brochas de maquillaje?

Si lo que quieres es que tus brochas te duren, entonces es imprescindible que las limpies de forma rigurosa.

Además, la higiene es imprescindible para evitar que estas herramientas sean un foco de gérmenes y bacterias que lleves a tu rostro.

Lo habitual es limpiarlas cada 15 días aunque esto es algo relativo y que depende del uso que les des y de lo que se ensucien.

Te indico la mejor forma de limpiar tus brochas:

  1. Coge un limpiador de silicona con estrías.
  2. Saca todas tus brochas y mojarlas en agua templada. Esto hazlo siempre boca abajo.
  3. Coge algo de jabón de pH neutro y ponlo sobre el limpiador de silicona. Pasa una esponja sobre este haciendo movimientos circulares. Haz lo mismo con todas las brochas. No presiones al hacer los movimientos porque entonces podrás deshacer la unión de las cerdas.
  4. Cuando deje de salir residuo de colores entonces la brocha estará limpia.
  5. Acláralas con agua limpia.
  6. Colócalas siempre boca abajo para secarlas o en horizontal. Si las colocas con las cerdas hacia arriba el agua entrará en el interior estropeando la brocha. Lo mejor es que cojas el canto de una mesa y aproveches para colocarlas ahí.
  7. En el caso de que tengas una brocha con maquillaje muy duro que no quiera salir te aconsejo que cojas algún producto en aceite en primer lugar y masajees la brocha con él.

Para ello puedes usar aceite de oliva, de almendras o de coco y con muy poca cantidad será suficiente. Lo que estarás haciendo es como una doble limpieza facial a tus brochas.

Así te desharás de lo más gordo de la brocha para luego limpiarla con los pasos que te he indicado.

Ahora que ya conoces los distintos tipos de brochas y en qué consisten, es el momento de que aproveches para usarlas.