Cómo proteger el cabello del calor de la plancha

Alicia, 12 septiembre 2018

¿Usas la plancha para el pelo de manera frecuente? ¿Te preocupa estar dañando tu pelo? El utilizar la plancha a menudo puede provocar que el cabello se vea reseco y maltratado. No te preocupes si a ti también te preocupa estar maltratando tu pelo lee los siguientes consejos para proteger tu pelo de la plancha.

Cuida tu pelo a la hora del planchado

1. Usa un protector térmico

Es quizás el punto más importante. Al plancharnos el pelo exponemos nuestro cabello a unas temperaturas muy altas. Aplicar un protector térmico nos ayudará a evitar que el cabello se reseque, debilitándose y perdiendo su vitalidad.

El protector de calor es indispensable siempre, pero mucho más en el pelo teñido o con mechas, porque está más seco, y con las planchas solo conseguirás deshidratarlo más.

Los protectores más habituales se presentan como:

  • Crema: aplica la cantidad justa (no demasiada) una vez que te hayas secado el pelo.
  • Espray: pulverízalo a unos 30 centímetros del cabello.

¿Cómo se aplican?

  • Puedes aplicarlo mechón a mechón según vayas pasando la plancha, o bien aplicarlo en todo el pelo desde el principio.
  • Debes aplicarlo desde la mitad del mechón hacia las puntas (no hace falta que lo apliques desde la raíz).

Además, los protectores térmicos suelen ayudar a fijar el cabello de forma más duradera.

2. Reduce el tiempo y no abuses de la temperatura

La cantidad de tiempo en que nuestro pelo está en contacto con la plancha es muy importante. Hay que intentar no pasar la plancha más de 4 o 6 segundos por la misma porción de cabello. Tampoco es recomendable pasar muchas veces la plancha por el mismo mechón.

Según aumentas la temperatura de la plancha necesitas menos pasadas y tardas menos tiempo, pero no debemos de abusar…

  • Según los profesionales la temperatura adecuada de la plancha para el pelo fino, dañado o teñido es de 160ºC
  • Si tienes un pelo sano y sin color puedes subir hasta los 180ºC
  • Y si tu pelo es grueso, rebelde y sano puedes utilizar temperaturas mayores de 180ºC

Si te vas a comprar tu primera plancha y no sabes que temperatura vas a tener que usar, lo más recomendable es que te compres una plancha con temperatura variable. De esta manera, puedes poner la temperatura a 160ºC y ver que resultados obtienes. Si no te gusta, ve subiéndola poco a poco, hasta que tu pelo se alise de forma rápida con una o dos pasadas.

3. No te planches el pelo mojado

Esta es una de las discusiones universales de los peluqueros…¿cómo de seco tiene que estar el pelo antes de usar la plancha?

Sécate el pelo

Antes de plancharte el pelo debes secarlo. Lo más recomendado es secarlo al aire o con un secador iónico.

Lo ideal es tener el pelo seco al tacto. Si no le quitamos esa humedad al cabello, lo que haremos con la plancha no es peinar el pelo, sino cocerlo (esto tiene que ver con la estructura del cabello y con sus enlaces químicos).

4. No abuses de la plancha

Que una plancha se anuncie como que puede ser usada a diario no significa que la tengas que usar a diario. Si lavas tu pelo a diario, aunque normalmente no es necesario, puedes no alisarte el pelo todos los días.

Sécatelo y recógetelo, innova, cambia de look, etc.

No tengas miedo en usar el secador si lo necesitas. El secador es mucho menos dañino para el pelo, porque el aire no calienta tanto el pelo como la plancha.

5. Utiliza productos de acabado

Ya te has duchado. Te has lavado el pelo. Te lo has secado y te lo has planchado. ¡Pero aún no estás lista para salir!

Te has pasado una hora arreglándote y tu novio se está desesperando. ¡Dile que aguante dos minutos más! Eso es lo que vas a tardar en aplicarte un aceite de acabado (no te preocupes que no te va a ondular el pelo). Con él conseguirás ponerle la guinda a tu peinado. Ayudará a proteger tu pelo a la vez que lo deja brillante y sin apelmazar.

A mí me gusta el aceite de Matrix Biolage Exquisite con aceite de moringa.

Aplica muy poquita cantidad de medios a puntas. ¡Y ya estás lista para deslumbrar!

6. Aplica una mascarilla reparadora una o dos veces a la semana

Una solución magnífica para proteger tu cabello del calor de la plancha es mimar tu melena aplicando una mascarilla reparadora (ver precio en Amazon) un par de veces a la semana.

Úsala después del champú (aunque también la puedes usar antes para hacer un tratamiento de choque contra el frizz) y verás cómo te deja el pelo cuidado, suave y con brillo. Además, no deja el pelo graso y tiene un olor muy agradable.

También, la puedes aplicarla sobre el pelo seco y lavártelo un par de horas después, aunque a mí me da mejores resultados de la forma anterior.

Ver más