Cómo puede afectar un brote de endometriosis a tu piel

María Franco, 3 mayo 2023

No te piertas el día del deporte en AliExpress. Hay un montón de artículos con hasta el 50% de descuento!!!

Ver mejores ofertas

Han pasado años desde que se comenzaron a diagnosticar casos de endometriosis y todavía se están aprendiendo cosas nuevas sobre la condición a diario, en todos los planos.

La endometriosis causa estragos en la vida social de quien lo padece, en su carrera y, en los últimos años se ha demostrado que también en la piel.

Aunque a menudo se hace referencia a la endometriosis como una enfermedad menstrual, en realidad no lo es (hablaremos de esa información errónea más adelante) y afecta mucho más que solo a nuestra pelvis.

Con más investigaciones clínicas abriéndose paso lento, pero de forma segura hacia nuevos horizontes, los médicos y los pacientes se están dando cuenta de que puede afectar a casi todas las partes del cuerpo, y eso también incluye a la piel.

Incluso hay un tipo de subtipo raro denominado endometriosis cutánea, que se manifiesta en la piel en lugar del útero.

Es algo habitual que han sufrido algunas personas que sufren la enfermedad, y es que cuando tenían un brote de endometriosis, su piel también se inflamaba.

¿Puede la endometriosis afectar nuestra piel?

¿Qué es la endometriosis?

La definición clínica precisa de endometriosis es que es una enfermedad inflamatoria sistémica caracterizada por la presencia de tejido similar al endometrio que se encuentra fuera del útero, en otras zonas del cuerpo.

En términos sencillos: el tejido endometrial normal recubre el útero y se espesa cada mes. Si no se tiene lugar el embarazo, este tejido se desprende y sangra, dando lugar a lo que es el período.

Sin embargo, la endometriosis significa que el tejido similar al endometrio crece fuera del útero.

La forma en que la endometriosis afecta a cada persona varía drásticamente, pero los síntomas comunes (y hay muchos) incluyen períodos dolorosos, dolor pélvico, dolor durante las relaciones sexuales, dolor intestinal, dolor de vejiga, infertilidad, dolor en las piernas, sangrado irregular, distensión abdominal, fatiga, entro otros (que no son pocos).

La condición es común y afecta a aproximadamente 190 millones de mujeres, niñas y personas de género diverso en todo el mundo.

A pesar de esto, tiene muy poco financiamiento y poca investigación, tanto que todavía no sabemos cómo curar la enfermedad, qué la causa y cómo puede manifestarse por completo, incluso en la piel.

¿Cómo puede afectar la endometriosis a la piel?

Como la endometriosis es una enfermedad de todo el cuerpo que puede manifestarse de muchas maneras, no sorprende que la enfermedad pueda estar afectando nuestra piel.

Se cree que la endometriosis puede afectar a la piel de varias maneras y con algunas condiciones. Si el 20-30 por ciento de los pacientes de un dermatólogo informan el mismo síntoma, uno se da cuenta de que en realidad es una manifestación muy común. Desde nuestra educación occidental, hasta donde sabemos, no hay muchas evidencias que sugieran que existe una relación, pero probablemente eso se debe a que no se ha estudiado.

Aunque se ha demostrado definitivamente que muy pocas afecciones de la piel están relacionadas con la endometriosis, varios estudios señalaran que las cuatro enfermedades que ponemos a continuación parecen tener el mayor potencial de conexión con la enfermedad:

Brotes hormonales prolongados

El acné hormonal es causado por cambios y fluctuaciones hormonales. Cuando tienes endometriosis, es probable que tus hormonas estén bastante revolucionadas.

De hecho, hay estudios que han investigado sobre los vínculos entre el acné hormonal y la endometriosis y se descubrió que las adolescentes con acné hormonal tenían un 20 % más de posibilidades de padecer endometriosis.

Así, se cree que la fluctuación hormonal es donde radica la conexión entre la endometriosis y el acné. Dicho esto, no se considera que la endometriosis sea la única causa del acné de una paciente.

En cambio, el momento en el que se desarrollan las enfermedades coincide porque ambas condiciones pueden empeorar con estos cambios hormonales. Esto significa que tanto los brotes de acné como los de endometriosis ocurren de forma independiente durante el tiempo de la menstruación debido a los cambios hormonales, en lugar de que la endometriosis sea la causa de los brotes.

Cuando se trata de estos cambios hormonales, se cree que la endometriosis podría ser una gran culpable, junto con ciertos medicamentos que se usan para ayudar a suprimir los síntomas de la propia enfermedad.

Los medicamentos hormonales se usan por una variedad de razones en pacientes con endometriosis, incluido el control de la natalidad típico o para bloquear o suprimir la producción de estrógeno en un esfuerzo por aliviar los síntomas.

También puede ayudar a controlar problemas de la piel como el acné al equilibrar el estrógeno, la progesterona y las hormonas andrógenas para las pacientes en general.

Se suelen recetar anticonceptivos hormonales con estrógeno y progesterona para ayudar a tratar cosas como el acné, pero la progesterona sola también puede causar diferentes manifestaciones en la piel.

Algunos de estos anticonceptivos contienen progestina (la versión sintética de la progesterona) que también pueden desarrollar la producción de sebo, lo que, a su vez, puede hacer que la piel sea más propensa al acné.

Existe una gran relación entre los problemas hormonales, la endometriosis y la piel

Los cambios habituales que a menudo ocurren durante los períodos de brotes de endometriosis también podrían producir los brotes.

En resumen, si tienes acné hormonal y endometriosis, que no te resulte raro que sean afecciones que estén conectadas y que se desencadenen casi al mismo tiempo.

Rosácea

Hay un factor común con vínculos innegables tanto con la endometriosis como con muchas afecciones de la piel: la inflamación.

La rosácea es una de esas afecciones de la piel, que tiene que ver con la inflamación y que puede tener una relación estrecha con la endometriosis.

Los síntomas de la rosácea son manchas, pápulas y sensación de sequedad y tirantez.

La endometriosis por su propia naturaleza es una enfermedad inflamatoria crónica.

Si bien no se conoce ningún vínculo directo entre la rosácea y la endometriosis específicamente, la enfermedad ha demostrado una asociación con una serie de otros problemas de salud, que incluyen, entre otros, afecciones como lupus, enfermedades inflamatorias intestinales, el síndrome de vejiga dolorosa, e incluso problemas de la tiroides, entre otras afecciones.

Ya sea porque comparten causas comunes, ocurran como consecuencia de la enfermedad en sí, sean el resultado de factores ambientales o genéticos compartidos, o algo más, todavía queda información que recabar sobre esto.

Eczema y Urticaria

Aunque hay quienes no, muchas personas con endometriosis sufren brotes de eccema y urticaria que causan sequedad, escamas, grietas, erupciones en la piel, sensibilidad e incluso sangrado en la piel.

Y a diferencia de las otras condiciones que hemos mencionado, es que existen vínculos sustanciales entre las personas con endometriosis y eccema, dermatitis, urticaria y alergias.

Diversos estudios han llegado a la conclusión de que este vínculo se deriva del sistema inmunitario y la respuesta inflamatoria del cuerpo.

De este modo, al investigar sobre la concurrencia de afecciones relacionadas con el sistema inmunitario y la endometriosis en mujeres más jóvenes, incluidos los casos de eccema y la psoriasis, se encontró que, en general, las participantes con alergias tenían un 76 % más de probabilidades de ser diagnosticadas con endometriosis en comparación con las participantes sin alergias.

La idea general es que este vínculo se encuentra con otras afecciones inflamatorias y que se ven como enfermedades que se desarrollan al mismo tiempo con la endometriosis de manera habitual.

Básicamente, si está lidiando con niveles elevados de inflamación, podría estar sufriendo una amplia gama de problemas, aunque estas enfermedades no estarán realmente relacionadas con la endometriosis a menos que tengan relación con la inflamación.

Se sabe a ciencia cierta que las personas con endometriosis tienen un mayor riesgo de varias enfermedades crónicas, siendo más propensas a manifestaciones alérgicas y condiciones relacionadas con alergias.

Desafortunadamente, las razones detrás de esto no son claras: al ofrecer cuatro posibilidades, solo se sabe que se trata de condiciones que explican condiciones inmunitarias débiles.

Endometriosis y tu piel: conclusiones

Cuando se trata de endometriosis, sobre todo en lo que se refiere a la piel, todavía hay tantas incógnitas que sería imposible, e incluso irresponsable, sacar conclusiones firmes.

Pero si sufres síntomas en la piel, vale la pena consultar con profesionales, tanto dermatólogos como ginecólogos que te ofrezcan el tratamiento para calmar la endometriosis.

Para ello, lo mejor es ponerse en manos de un equipo multidisciplinar en el que varios especialistas trabajen juntos para buscar una solución adecuada a tu caso concreto, aunque debemos admitir que no hay muchos centros de este tipo en España porque todavía es una enfermedad silenciosa.

María Franco

Redactor

Apasionada de todo lo referente a la belleza y la moda. Me puedes encontrar también en @maria.franc en Instagram

Consentimiento