El Bitcoin nunca funcionará como moneda

Rubén Castro, actualizado a 23 febrero 2021

Aunque ya se han acabado las ofertas de navidad, en Cecotec (gran marca española de gadgets y pequeño electrodoméstico) están tirando la casa por la ventana y tienen ofertas en todos sus productos de más del 60%. ¡Corre que vuelan!

Quiero ver las mejores ofertas de Cecotec

El problema de Bitcoin como moneda

El Bitcoin nació en 2009 como una moneda descentralizada. El proyecto fue totalmente revolucionario, sin embargo, con el tiempo se ha visto que falla en cuanto a su implementación técnica.

El hecho de que las transacciones no fueran y sigan siendo seguras hasta que no se hayan esperado varias confirmaciones -el estándar son 6- significa que hay que esperar alrededor de una hora para verificar que una transacción es válida.

Esto es así para evitar realizar un “doble gasto”, de modo que la transacción se vea como válida, pero que luego desaparezca al ser rechazada por la red. Esto es extremadamente fácil de hacer, incluso hay una aplicación para ello.

Pero el Bitcoin no solo es lento, también es caro de usar. La tarifa media de las transacciones es de unos 25 dólares en estos momentos, y durante el máximo histórico de Bitcoin las tarifas eran de unos 50 dólares. Ahora que nos dirigimos a otro ciclo de aumento de la adopción, se espera que las tarifas suban aún más que el máximo histórico de 2017. No tiene mucho sentido usar Bitcoin para comprar tu café si la comisión cuesta más que el café…

Además, si la transacción es enviada con una tarifa lo suficientemente pequeña, permanecerá en el mempool durante dos semanas antes de ser devuelta al remitente para liberar recursos.

Estas debilidades no se pueden solucionar sin un rediseño radical de todo el modelo de Bitcoin.

Soluciones

Desde el año 2013 aproximadamente, cuando el Bitcoin empezó a ganar una mayor popularidad, ya resultó obvio que la tecnología sobre la que estaba diseñada toda la red de Bitcoin no era adecuada para ser una moneda global.

Sin embargo, el propio Satoshi Nakamoto, el creador del Bitcoin, habló mucho antes de estos problemas y de cómo se podrían solucionar:

Creo que será posible que una empresa de procesamiento de pagos ofrezca como servicio la distribución rápida de transacciones con una comprobación suficientemente buena en algo así como 10 segundos o menos. Los nodos de la red solo aceptan la primera versión de una transacción que reciben para incorporarla al bloque que intentan generar. Cuando se difunde una transacción, si otra persona difunde un gasto doble al mismo tiempo, es una carrera para propagarse al mayor número de nodos primero. Si uno tiene una ligera ventaja, se propagará geométricamente por la red más rápido y llegará a la mayoría de los nodos. Un ejemplo aproximado: 1-0, 4-1, 16-4, 64-16, 80%-20%. Así que, si un gasto doble tiene que esperar incluso un segundo, tiene una gran desventaja.

El procesador de pagos tiene conexiones con muchos nodos. Cuando recibe una transacción, la envía y al mismo tiempo controla la red para detectar los gastos dobles. Si recibe un doble gasto en cualquiera de sus muchos nodos de escucha, entonces alerta de que la transacción es mala. Una transacción con doble gasto no llegaría muy lejos sin que uno de los oyentes la escuchara. El que hace el doble gasto tendría que esperar a que la fase de escucha termine, pero para entonces, la emisión del procesador de pagos ha llegado a la mayoría de los nodos, o está tan adelantada en la propagación que el que hace el doble gasto no tiene esperanza de captar un porcentaje significativo de los nodos restantes.

La forma de funcionar de la blockchain de bitcoin no puede modificarse lo suficiente, motivos tecnológicos y de intereses (mineros), para hacerlo funcionar como una verdadera monera global.

Por eso se decidió añandir una nueva capa adicional llamada Lightning Network. La Lighting Network se trata de la segunda capa, esencialmente una red autónoma que se sitúa al lado de la red Bitcoin, de hecho, ni siquiera los nodos se comparten entre ambas redes. La idea es que podemos enviar nuestro Bitcoin a la Lightning Network, y como la Lightning Network utiliza un diseño diferente al de la red Bitcoin, podemos mover nuestros fondos de forma increíblemente rápida y barata.

Bueno en teoría, malo en la práctica.

La red Lightning no ha cumplido. Tiene una lista de problemas graves que no están cerca de ser resueltos, y probablemente nunca lo serán. Requerimientos de liquidez, dolores de cabeza en la experiencia del usuario, coste de oportunidad de las monedas bloqueadas para ganar intereses, y problemas de seguridad y privacidad. No solo eso, sino que es como matar moscas a cañonazos. El sistema es increíblemente complejo y sobredimensionado.

Con Lightning Network tienes que preocuparte por la incorporación, la exclusión, las tarifas, la capacidad del canal, la liquidez del canal, el enrutamiento, las torres de vigilancia, estar en línea, y más. Este vídeo de Patrick Luberus hace un gran trabajo demostrando lo compleja que es la Red Lightning y lo engorroso que puede ser su uso en el clima actual.

Así pues, la capa central de Bitcoin no es viable como moneda, y su segunda capa parece ser un callejón sin salida. ¿Dónde nos deja eso? En los intermediarios centralizados. Algunos miembros de la comunidad están empezando a proponer intermediarios centralizados como una solución para utilizar Bitcoin de forma transaccional. Deposita tus monedas en la cuenta de una organización centralizada, y haz que ellos se encarguen de toda la gestión bancaria y de las transacciones por ti utilizando cámaras de compensación centralizadas. Vamos… que con este modelo se destruye por completo el ideal de moneda descentralizada de Satoshi.

¿Seguimos queriendo cambiar el mundo a mejor? ¿O solo nos importa ganar dinero?

Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto? Realmente no hay mucho que podamos hacer para ayudar a Bitcoin a menos que como colectivo estemos dispuestos a hacer un hard-fork de Bitcoin y expulsar a los mineros por completo, y luego rediseñar Bitcoin desde cero. Esto parece ser una idea imposible porque los mineros controlar la red y el desarrollo del Bitcoin. Y con ese control hay han conseguido hacerse ricos y no parece previsible que vayan a ceder ese control.

A estas alturas, la gente ha aceptado el Bitcoin como una forma de oro digital y almacén de valor, y ¿quién puede discutirlo? Es un activo escaso y de suministro fijo que requiere un gran gasto de energía para su creación, y comparado con el coste y la velocidad de circulación del oro, Bitcoin está a años luz. Su éxito no depende de que funcione como moneda digital.

En lugar de ello, deberíamos adoptar monedas digitales descentralizadas diseñadas desde el principio para resolver los problemas a los que Bitcoin seguirá enfrentándose como moneda. Nano, por ejemplo, es una moneda con un protocolo muy parecido al que comentaba Satoshi en sus últimas aportaciones y cuenta con transacciones instantáneas totalmente confirmadas, sin comisiones y un potencial para escalar a miles de transacciones por segundo.

Si has probado un monedero de Bitcoin o Lightning Network, prueba uno de los mejores monederos móviles de Nano llamado Natrium y nunca mirarás atrás. La experiencia de usuario de esta app y la sensación de enviar tu dinero instantáneamente en una red descentralizada y segura de forma gratuita no tiene parangón.

Mientras que Bitcoin no pudo cumplir con su ideal de dinero electrónico entre pares, Nano es todo lo que los entusiastas de Bitcoin han estado buscando. Al subirse a los hombros de los gigantes, Nano ha logrado resolver el problema que Bitcoin intentó abordar por primera vez, y ha creado una moneda digital descentralizada verdaderamente segura.

Imprescindibles

Binance
20% de descuento
Ir a Binance
KuCoin
Bajas comisiones
Ir a KuCoin
coinbase
8€ gratis
Ir a coinbase
TradingView
Mejor herramienta AT
Ir a TradingView
Ver más
WikiVersus puede usar cookies para recopilar estadísticas, optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basada en tus intereses. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información de nuestras políticas.