Cómo el bulo de la "dieta del chocolate" engañó a millones de personas

Aitor Ramirez, 19 abril 2022

Ya han comenzado las ofertas de BlackFriday en AliExpress! Te dejo una guía con las mejores ofertas y los mejores códigos de descuento!!!

Ver cómo aprovechar las ofertas

La desinformación se propaga rápidamente, como demostró el periodista científico John Bohannon con un estudio falso sobre los beneficios para la salud del chocolate. El estudio tenía el propósito de engañar a los medios de comunicación. Y vaya si lo consiguió.

La revisión por pares se supone que asegura que los estudios clínicos están bien diseñados, bien ejecutados y correctamente interpretados antes de ser aceptados para su publicación.

Hay revistas que sólo respetan de boquilla el proceso de revisión por pares. A principios del año 2015, un periodista de investigación se propuso demostrar lo fácil que es engañar al proceso de revisión por pares. La historia de cómo un periodista creó el falso estudio sobre el chocolate es fascinante.

El falso estudio sobre el chocolate fue un engaño creado por John Bohannon, periodista de investigación y corresponsal de Science (una revista científica muy respetada) para poner a prueba el sistema de revisión por pares. El estudio era real, pero tenía graves defectos. Por ejemplo, sólo contaba con 16 sujetos, no se hizo ningún esfuerzo por determinar qué comían los sujetos aparte de chocolate, y las conclusiones no estaban respaldadas por los datos. En resumen, era un estudio muy malo, que habría sido rechazado por cualquier revista de prestigio.

Para la prueba se hizo llamar Dr. Johannes Bohannon del “Institute of Diet and Health”, una entidad inexistente que no consistía más que en una página web falsa que él mismo creó. A continuación, redactó el estudio y lo tituló “El chocolate con alto contenido de cacao como acelerador de la pérdida de peso” con la conclusión (no respaldada por los datos) de que “La pérdida de peso a largo plazo, sin embargo, parece producirse más fácilmente y con más éxito añadiendo chocolate. El efecto del chocolate, el llamado “turbo de pérdida de peso”, parece ir de la mano del bienestar personal, que fue significativamente mayor que en los grupos de control.”

En marzo de 2015 envió el artículo a 20 revistas online. Varias lo aceptaron en 24 horas. Optó por publicarlo en “International Archives of Medicine”. Su artículo fue publicado en línea sin ninguna revisión apenas dos semanas después.

“Los editores de las revistas de renombre rechazan [este tipo de estudios] de plano sin siquiera enviarlos a los revisores. Pero hay muchas revistas a las que les importa más el dinero que la reputación”. La publicación de un artículo en los International Archives of Medicine cuesta 650 dólares.

Entonces creó un comunicado de prensa que envió a los medios de comunicación. El comunicado de prensa hacía algunas declaraciones bastante escandalosas e incluso contenía un enlace a un vídeo musical no relacionado. Sin embargo, el estudio fue noticia en más de 20 países y en media docena de idiomas.

Medios tan populares como el Huffington Post, Mother Nature Network o el Daily Express cubrieron su estudio.

“Engañé a millones para que pensaran que el chocolate ayuda a perder peso”, gritaba el titular de su ensayo.

La opinión de John Bohannon fue: “La clave es explotar la increíble pereza de los periodistas. Si se presenta la información de forma adecuada, se puede dar forma a la historia que surge en los medios de comunicación casi como si uno mismo estuviera escribiendo esas historias. De hecho, eso es literalmente lo que estás haciendo, ya que muchos periodistas se limitan a copiar y pegar nuestro texto”.

Este engaño demuestra lo fácil que sería para una empresa o un grupo de presión (lobby) poco éticos subvertir el proceso de revisión por pares y publicar estudios falsos para apoyar las afirmaciones de sus productos. Pasó con el tabaco y con el alcohol… La historia se repite.

Por eso, hay que ser muy cautelosos a la hora de creer todo lo que se publica en Internet. Es importante tener una actitud crítica y escoger fuentes con reputación de integridad científica.