Una explosión de plasma oscuro en el Sol llegará a la Tierra el 17 de agosto

Rubén Castro, 16 agosto 2022

Según Spaceweather, la pluma de plasma tardará mucho tiempo en llegar a la Tierra. Esto pone en peligro las redes de distribución de electricidad, así como los satélites y las comunicaciones por radio. Tras su salida del Sol el pasado fin de semana, una nube del llamado “plasma oscuro” viajará hacia la Tierra el 17 de agosto y provocará una tormenta geomagnética. Informa Newsweek.


Las nubes masivas de plasma conocidas como CME son expulsadas de la atmósfera exterior del Sol, también conocida como corona solar. Alrededor del 15 de agosto, una nube de gas solar cargado magnéticamente viajó desde el AR 3076 hacia la Tierra.

Según Spaceweather, la “pluma de plasma negro” se dirige hacia la Tierra a una velocidad de 2 millones de kilómetros por hora. A este ritmo, el viaje desde el Sol hasta la Tierra durará varios días.

Las manchas solares son responsables de la eyección de material coronal, que hace que las fotografías de la NASA parezcan deslumbrantes.

¿Qué efectos tendrá este acontecimiento?

Algunas de estas erupciones podrían tener un efecto sobre el campo magnético de la Tierra, lo que a su vez podría tener un efecto sobre la vida. Esto supone un riesgo para los satélites y las redes de distribución de energía en determinados escenarios. Las auroras boreales son un espectáculo poco frecuente en varios estados y regiones, como Florida y Georgia. Las tormentas del espectro electromagnético son provocadas por la acción de la masa coronal sobre la Tierra.

El domingo, la NOAA emitió una alerta por una tormenta magnética de baja intensidad. En otras palabras, las oscilaciones de la red eléctrica pueden interferir en el funcionamiento del satélite. Tanto el estado de Michigan como el de Maine verán la aurora boreal.

Según el SWPC, la intensidad de esta tormenta magnética es una G1, que es la clasificación más baja posible. Existen cinco clases.

En teoría, es posible que una tormenta G5 genere la aurora boreal en el hemisferio sur, pero este fenómeno puede dañar los sistemas de energía, interrumpir las comunicaciones por radio durante días e incluso provocarla.