Un asteroide de 60 metros que pasó cerca de la Tierra la semana pasada no fue detectado hasta dos días después

Rubén Castro, 19 julio 2023

Ya han comenzado los Choice Days de AliExpress. Ofertas de hasta el 60% en los mejores productos y códigos de descuento:

  • ESCD03: 3€ de descuento con EUR29 de compra mínima
  • ESCD08: 8€ de descuento con EUR69 de compra mínima
  • ESCD20: 20€ de descuento con EUR169 de compra mínima
  • ESCD30: 30€ de descuento con EUR239 de compra mínima
  • ESCD50: 50€ de descuento con EUR369 de compra mínima

Ver las mejores ofertas

Los astrónomos del Observatorio Atlas de Sudáfrica vieron por primera vez el 2023 NT1 el 15 de julio, dos días después de su máxima aproximación a la Tierra. El asteroide entró en un radio de 96.000 km del planeta, aproximadamente un cuarto de la distancia de la Luna a la Tierra.

Solemos estar al tanto de cualquier objeto espacial potencialmente peligroso mucho antes de que se acerque a nuestro planeta. Por ejemplo, el asteroide 1994 XD, de hasta 830 metros de diámetro, se acercó el mes pasado a 3 millones de km de la Tierra, pero fue descubierto en 1994.

Sin embargo, el asteroide 2023 NT1 era diferente, ya que viajaba hacia nosotros desde el Sol y, por tanto, estaba oculto por el resplandor de la estrella. Esta fue la misma razón por la que nadie vio un asteroide de 20 metros en 2013 hasta que explotó sobre la ciudad rusa de Cheliábinsk en 2013, enviando una onda expansiva que hirió a 1.500 personas y dañó edificios.


La NASA define los asteroides con las dimensiones de 2023 NT1 como del tamaño de un avión y podría dejar un cráter de entre 225 y 1.500 metros de diámetro al chocar con la Tierra.

En un intento de evitar futuras situaciones como ésta, la Agencia Espacial Europea (ESA) ha planeado un proyecto llamado NEOMIR. La misión orbitará entre la Tierra y el Sol alrededor del primer punto de Lagrange (L1), proporcionando al telescopio una visión de los asteroides que puedan acercarse a la Tierra desde la dirección del Sol. Eso sí, su lanzamiento no está previsto hasta 2030.

“Al realizar observaciones en la parte infrarroja del espectro luminoso, NEOMIR detectará el calor emitido por los propios asteroides, que no es ahogado por la luz solar. Esta emisión térmica es absorbida por la atmósfera terrestre, pero desde el espacio NEOMIR podrá ver más cerca del Sol de lo que podemos ver actualmente desde la Tierra”, escribe la ESA.

Rubén Castro

Redactor

Apasionado de explorar y diseccionar lo último en tecnología. Tengo mucha experiencia en el mundo de los ordenadores y el gaming, aunque también me gustan todos los tipos de gadgets.

Consentimiento