Análisis de los auriculares OneOdio Studio Pro M (Y80B)

Jesús Sánchez, 25 septiembre 2021

En Cecotec (gran marca española de gadgets y pequeño electrodoméstico) están tirando la casa por la ventana y tienen ofertas en todos sus productos de más del 60%. ¡Corre que vuelan!

Quiero ver las mejores ofertas de Cecotec

Los OneOdio Studio Pro M son unos auriculares todoterreno que pueden funcionar por Bluetooth o por cable. Desde mi punto de vista, su uso más recomendado sería con el cable para gaming en PC o consolas y con el Bluetooth para todo lo demás. En cuanto a fortalezas, su calidad de sonido es excelente para su precio y la conexión Bluetooth tiene un alcance muy bueno y poca latencia. Poco más se puede pedir en unos auriculares que cuestan unos 40 euros.

OneOdio Studio Pro M (Y80B)

✓ Peso: 251 gramos
✓ Potencia: drivers dinámicos de neodimio de 50 mm
✓ Autonomía: hasta 80 horas escuchando música
✓ Tiempo de carga batería: 3 horas
✓ Sensibilidad: 110 ± 3dB dB/mW
✓ Impedancia: 32Ω
✓ Conectividad: Bluetooth 5.0, micrófono para manos libres, micro USB (solo carga)
✓ Tecnologías: HFP / HSP / A2DP / AVRCP

Me gusta

  • Excelente calidad de sonido (para su precio)
  • 80 horas de autonomía
  • Conexión Bluetooth con excelente alcance y baja latencia
  • Micrófono removible (juegos) y micrófono integrado a los casos (manos libres)

No me gusta

  • Los auriculares tienen un diseño supraaural que, personalmente, me presionan demasiado las orejas
  • El micrófono para juegos viene sin espuma, lo que puede recoger el ruido de la respiración si lo colocamos junto en frente
OneOdio es un fabricante con más de 10 años de experiencia en productos de audio. Empezaron bastante metidos en el mundo de los DJ y siempre se han caracterizado por conseguir una buena calidad de sonido a precios asequibles.

Diseño y comodidad

Los OneOdio Studio Pro M (Y80B) son unos auriculares muy polivalentes ya que pueden funcionar mediante Bluetooth o con una conexión analógica con el conector minijack de 3,5 mm. Gracias a eso, podemos utilizar los auriculares para escuchar música con el móvil o el ordenador con el Bluetooth o para usarlos para gaming con el micrófono en el PC, móvil o consola.

En la caja podemos encontrar:

  • Los auriculares OneOdio Studio Pro M
  • El cable de 3,5 mm que incorpora el micrófono
  • Adaptador de 2 minijacks para micrófono y auriculares
  • Cable micro USB de carga
  • Funda de transporte
  • Manual de instrucciones
Los OneOdio Studio Pro M vienen bastante completos

Los auriculares en sí están fabricados en plástico con los que consiguen un peso de 251 gramos (sin el micrófono). Son, en su mayoría, de color negro, aunque cuentan con algunos detalles de color rojo. El resultado es bastante bueno porque son unos auriculares elegantes sin ser demasiado sosos, y visualmente aparentan costar más de su precio.

En cuanto a peso, se encuentran en un rango medio con otros auriculares similares

La calidad de construcción no es nada espectacular debido a los materiales, aunque la sensación en la mano es bastante buena para tratarse de unos auriculares económicos. Además, los auriculares no crujen ni hacen ruido mientras los llevamos puestos ni cuando los manipulamos.

Los auriculares Studio Pro M tienen un útil diseño plegable (se doblan en casi todas las direcciones) que permite guardarlos y transportarlos fácilmente

En cuanto a ergonomía, la diadema es regulable en tamaño y las copas pueden moverse alrededor de dos ejes por lo que se adaptan bien a la forma de nuestra cabeza. Además, tanto en las copas como en la diadema tienen un generoso acolchado recubierto de polipiel.

En cuanto a las copas, se trata de unos auriculares supraaurales que se colocan encima de las orejas, no alrededor de ellas, esto hace que no bloquean tan bien el ruido exterior, pero, lo que es más importante, pueden causar molestias si tenemos las orejas delicadas porque se mantienen en su posición apretando contra las orejas (no contra la cabeza como los auriculares circumaurales).

He de confesar que a mí me molestan un poco cuando los llevo puestos un rato (más de una hora). Con el uso y el paso de los días cada vez me van molestando un poco menos, pero desde luego no me resultan tan cómodos como los auriculares circumaurales tipo Bose QC35, HyperX Could II Wireless y similares.

La distribución de los botones y las conexiones es correcta, aunque se hubiera agradecido que el puerto de carga fuese USB-C en vez del anticuado micro USB (por cargar con menos cables)

En la copa derecha encontramos el botón físico de encendido/apagado y los controles de volumen arriba y abajo. Además, allí también tenemos la toma analógica donde se engancha el micrófono y el cable. En la copa izquierda tenemos el puerto micro USB para cargar la batería de los auriculares.

Conectividad y sonido

Bluetooth

Los auriculares cuentan con Bluetooth 5.0 y la conexión es muy estable y rápida. Sin embargo, eso es algo normal en todos los auriculares Bluetooth modernos. Lo que sí que me ha sorprendido más ha sido el espectacular alcance. Con estos auriculares puedo estar en la cocina escuchando la señal del PC sin ningún corte… Algo muy poco habitual, la mayoría de auriculares se empiezan a entrecortar antes de llegar en la cocina y muchos de ellos se desconectan cuando estoy en la cocina. Así que, si nos gusta movernos mucho por casa, son unos auriculares ideales.

Además, cuentan con multipunto por lo que se pueden conectar al mismo tiempo a un ordenador y a un móvil. De esa manera, puedo usarlos en el ordenador mientras trabajo y, se me entra una llamada en el móvil, puedo cogerla sin tener desde los auriculares sin tener que configurar nada.

El lag o retardo es tan pequeño por Bluetooth que no me ha molestado nada ni jugando en el PC a juegos de tiros (donde más suele molestar el lag) por lo que se pueden usar sin problemas para jugar, ver películas, etc.

En cuanto a sonido, cada copa cuenta con un driver dinámico de 50 mm con imanes de neodimio que producen un sonido muy bueno.

Los graves son potentes, pero controlados. Tienen patada suficiente para que sientas el ritmo de la música golpeándote en la cabeza, pero no acaparan todo el protagonismo. El recorrido es un poco corto, pero, para lo que cuestan estos auriculares, los bajos son impresionantes.

Los medios son muy claros, tienen fuerza y presencia. Las voces se escuchan directas y naturales, al igual que los instrumentos principales. La separación de instrumentos es algo justa, pero son capaces de mantener la compostura incluso con melodías complejas.

Los agudos son un poco más limitados, pero son cálidos y limpios. Si los comparas a la vez con auriculares más caros puedes notar algunas diferencias, pero están muy bien.

En general, los OneOdio Studio Pro M tienen un sonido de calidad sobresaliente para su precio. Son capaces de producir un sonido equilibrado, con un pequeño énfasis en las frecuencias bajas, pero limpio y detallado. Algo que no suele ser habitual en auriculares de menos de 80-100 euros.

Además, también tienen bastante potencia y el volumen sube muchísimo sin estropear la calidad de sonido, algo que puede ser necesario al no bloquear tan bien el ruido externo como los auriculares circumaurales.

La calidad del manos libres es bastante decente y nos permite utilizar los auriculares para hacer llamadas y videollamadas en entornos poco ruidosos.

Cable

Los auriculares también pueden usarse con el cable analógico que trae incorporado el micrófono. Este cable está pensado para usar los auriculares con consolas y para usar el micrófono en juegos. Desafortunadamente el cable solo va pegado al micrófono por lo que prácticamente reducen el uso del cable a interiores. No veo a nadie queriendo salir a la calle con el micrófono incorporado…

Como ya hemos visto, los propios auriculares montan también un micrófono que sirve para manos libres, pero, si queremos utilizar dicho micrófono, el estándar Bluetooth utiliza el perfil HFP (Hands-Free Profile) que reduce mucho la calidad de sonido. Esto sirve para llamadas, pero no es adecuado para jugar con ellos por lo que, si queremos utilizar el micrófono para jugar, debemos utilizar el micrófono incorporado en el cable.
El brazo del micrófono es muy bueno. Es flexible, pero mantiene la posición fija

El micrófono se acopla en el auricular derecho, algo un tanto peculiar porque todos los auriculares para juegos que he usado tienen el micrófono en el auricular izquierdo. El acoplamiento es muy bueno y ni el cable ni el micrófono se mueven nada de su posición. El cable es de color rojo mallado y tiene una longitud de 2 metros.

En el cable tenemos un pequeño mando que nos permite mutear el micrófono, controlar el volumen y un botón para pausar o reanudar la reproducción. El cable es de buena calidad, pero lo malo es que tiene efecto microfónico por lo que hace un poco de ruido si nos movemos mucho y se roza con la ropa.

Detalle del mando incorporado en el cable

El micrófono cuenta con un brazo flexible para poder colocarlo donde nosotros queramos. La verdad es que me gusta mucho el tacto y el comportamiento. De hecho, creo que el brazo es mejor que muchos auriculares gamer de más de 100 euros. El micrófono cuenta con una tecnología de cancelación de ruido que minimiza el ruido externo (ventiladores del PC, ruido de fondo, etc.) y la calidad de sonido es bastante buena. Usándolo con TeamSpeak o con Discord, la gente me escucha con claridad. Lo único malo del micrófono es que no viene una espuma para reducir el ruido del viento por lo que, si en verano tenemos un ventilador, podemos tener un poco de ruido en el micrófono. También puede coger el rudio de la respiración si lo colocamos justo en frente de la boca.

En cuanto a la calidad de sonido con cable, se conserva bastante bien, aunque son relativamente sensibles y si la fuente de audio no es buena, podremos escuchar un poco de ruido electrónico.

Autonomía

Los auriculares cuentan con una batería interna de 1.500 mAh que proporciona hasta 80 horas de reproducción. Una auténtica pasada. Llevo probando los auriculares un par de semanas y aún no he sido de acabar con la batería.

La batería se carga mediante un puerto micro USB situado en la copa izquierda. Y, aunque no me supone ningún problema debido a su gran autonomía, hay que tener en cuenta que no podemos utilizar los auriculares con Bluetooth mientras los estamos cargando. Mediante cable sí que los podremos usar sin carga.

Opinión

Los OneOdio Studio Pro M (Y80B), vaya nombre, son unos auriculares todoterreno muy interesantes. La calidad de sonido es excelente para su precio y la conexión Bluetooth tiene un alcance excelente y muy poco lag. Además, la calidad de construcción es bastante buena y vienen con un micrófono dedicado por si queremos usarlos para gaming en PC o consola.

Su único punto débil, desde mi punto de vista, es su diseño supraaural. Lo primero es que debido a eso no bloquean demasiado el ruido exterior. Y, en segundo lugar, los auriculares me aplastan las orejas y al cabo de una hora me empiezan a molestar. Esto depende de tu cabeza, orejas y preferencias… Pero en general, los auriculares con diseño circumaurales (los que rodean las orejas sin aplastarlas) suelen resultarme más cómodos.

Resumiendo, por unos 40 euros que suelen costar, son unos auriculares muy recomendables a un precio muy competitivo. Si buscas calidad de sonido, buena conexión Bluetooth y no te importa que el diseño sea supraaural, los OneOdio Studio Pro M (Y80B) son una excelente opción.

Existe un descuento del 20% en la web de OneOdio utilizando el código SUPER20%
WikiVersus participa en el Programa de Afiliados de Amazon, por lo que algunos enlaces pueden generar una pequeña comisión sin ningún coste adicional para el usuario. Esto no afecta de ninguna forma a la independencia de nuestros contenidos.
OneOdio Studio Pro M (Y80B)
Ver precio